Torah para Vivir

Torah para Vivir

24 may. 2010

Perlas de oro


BS”D

Tal vez, en el principio, Di-os mismo adornó con un collar de perlas de oro el cuello de la joven Javá.
Un collar que contenía a cada una de las mujeres que vendríamos a ser en los siglos venideros ...
El collar fue roto, y las perlas cayeron, y se esparcieron por el mundo todo...
Millones y millones de perlas doradas rodando hasta los confines más lejanos, más escondidos, más bajos, más oscuros de la tierra ...
Aún perdidas y dispersas, las perlas de oro seguían siendo perlas de oro y muchas lograron salir de los escondrijos de donde habían quedado atrapadas ...
Sara, nuestra matriarca, se elevó por sobre su familia, sus amigas, sus contemporáneos idolátricos, para unirse a un hombre que era blanco de burlas y persecuciones porque creía en un solo Di-os ... Los dos, Abraham y Sara formaron una amalgama que se reafirmó en cada alma que lograron salvar del servicio a dioses de piedra y de madera ...
Di-os les regala un hijo, y Sara, dotada por un nivel de profecía mayor que el de su esposo, ríe, ríe de amor, ríe de alegría, y de ahora saberse una perla de oro eterna ...
Rivka, nace en un hogar corrupto. Betuel, su padre, poderoso gobernante, reclamaba que toda joven novia, tuviera intimidad primero con él y recién después de él, con el flamante esposo ... Él intenta envenenar a Eliezer , el enviado de Abraham, para quedarse con sus riquezas, pero los ángeles de Di-os intervienen, y el plato envenenado es devorado por el mismo Betuel y en esa misma noche el malvado muere, mientras Eliezer lleva a Rivka para desposarla con Itzjak ...
Ella sale de ese hogar, para transformarse en una de las cuatro matriarcas del pueblo hebreo ... La luz de la Divina Presencia está en su tienda y como en tiempos de Sara, las velas arden de Shabat en Shabat.
Rivka, con un saber superior, hace que su esposo bendiga al hijo que sería la continuidad de Israel. Tiene coraje y es fiel a Di-os, que le habla sobre el futuro ...
Iaacov, busca un nuevo hogar, y allí está Rajel, para ser su esposa, y Lea, su hermana es puesta en su lugar, ¿por quién? Por su propio padre, Laban, que vende a sus hijas, las da a cambio de catorce años de arduo trabajo. Ellas salen de allí, de ese antro de magia y mentiras, para transformarse en perlas de oro que iluminan con sus actos de santidad, a todo el pueblo judío ...
Dina, hija de Iaacov, es violada por el príncipe de Shjem. De esa relación nace una hija, Osnat, que es la que en primera instancia salva a Iosef de la muerte, y que luego se casa con él y tiene dos hijos, Efraím y Menashé que tienen categoría de Tribu de Israel, y que son el símbolo del amor entre hermanos ...
Iojevet y Miriam, madre y hermana de Moshé Rabeinu, salvan la vida de miles de bebés hebreos, entre ellos la del mismo Moshé, desafiando las órdenes del Faraón de matar a todos los varones recién nacidos ...
Moshé, es encerrado en un pozo por Itró, el hombre que más tarde sería su suegro. Tzipora, la hija, salva a nuestro Moshé, pues, a espaldas de su padre, durante los diez años que dura el encierro, ella le provee de alimento para sobrevivir. Cuando finalmente es liberado, ella se convierte en hebrea y se casa con el profeta más grande de la historia de la humanidad ...
Los sabios dicen que en mérito a las mujeres, todos los judíos fuimos redimidos de la esclavitud de Egipto, y que ninguna mujer participó en la construcción y adoración del becerro de oro.
Ninguna mujer lloró cuando los espías hebreos trajeron “malas nuevas” sobre la Tierra Prometida y por ese motivo, porque se mantuvieron con fe completa y fieles a Di-os, y no se unieron al temor de los hombres, es que el Eterno las premió con la entrada a Israel después de cuarenta años en el desierto ...
Rajav, abandonó su prostitución y se convirtió al judaísmo y luego fue la mujer de Ieoshúa, el líder que Di-os eligió para conquistar la Tierra de Israel.
Débora, la profetiza, hizo retornar a la Torá a todo el pueblo de Israel; alentó a su esposo, general del ejército hebreo y lo acompañó en la batalla ...
Iael mató con sus propias manos a Sísera, un enemigo temible del pueblo judío.
Y siglos más tarde Iehudith toma una espada y corta la cabeza de Holofernes, salvando a los judíos sitiados en la ciudad de Betar.
Janá nos enseñó del poder de la oración, el poder de la súplica que nace del corazón y nuestros sabios instruyeron para que el Shemoné Esrei, el rezo más importante de la Tefilá, fuera murmurado tal como Janá le murmuró a Di-os su pedido ...
Rut abandonó su pueblo y su origen para convertirse al judaísmo y transformarse en la antecesora del Rey David y del futuro Mashiaj ...
Ester, huérfana de ambos padres, se convierte en reina y se entrega entera para salvar al pueblo judío ... Y ella es salvada por Di-os ...
Mujeres, perlas de oro, que han trascendido la oscuridad con fe, con fuerza, con ternura, con voluntad pero también con llanto, con miedo, con piedad y con dolor ...
Todas y cada una de las mujeres de este planeta, somos perlas doradas aguardando su momento de revelación ...
Cada una, no importa su nombre, ni su pasado, ni siquiera su actitud indiferente, cada una es una perla de oro, de oro verdadero que debe ser hallada ...
Algunas estamos ocultas bajo montañas de barro, otras bajo montañas de maquillaje, y otras, bajo montañas de palabras, de prejuicios, de pánico, de ausencia, y de confusión.

Pero estamos, todas y cada una de nosotras, bajo todas esas montañas de corazas, estamos, respiramos, existimos, todas perlas de oro.
Tenemos que saber que somos de oro y que en un principio, juntas, formábamos un hermoso y Divino collar ...
Tal vez es tiempo de unirnos nuevamente.
Tal vez es el tiempo de buscarnos y de saber que somos piezas únicas, y que tenemos la posibilidad de entrelazarnos, para retornar a nuestro luminoso origen ...
Tal vez hoy es el tiempo de hacer volver al mundo entero con nosotras, y mostrarle a Di-os como logramos levantarnos del barro para regresar con Él al Edén ...

Patriicia (Dvorah)