Torah para Vivir

Torah para Vivir

25 may. 2010

"Mas alla de los espejos" La Redención vendrá de mano de la mujer...


BS”D

Empecemos ahora!
Javá (Eva), tomó el rumbo de lo prohibido, y con este gesto de rebeldía, de ingenuidad, abrió las puertas para que el mal, que hasta entonces se encontraba fuera de ella, se le metiera adentro y se mezclara con el bien.
Esa fue la primera batalla ganada por lo “ilusorio”. La serpiente la tienta a Javá con la ilusión de obtener otro nivel de comprensión, de tener otro nivel de poder. Pero la realidad posterior, demuestra que Javá ha caído en una trampa, y esa trampa, en lugar de permanecer fuera de ella, (a modo de red), la ha penetrado hasta sus huesos torturándola día a día en cada una de sus decisiones.
Al comer del árbol del bien y del mal, ella introduce para sí y para todas las generaciones venideras, la fusión y confusión del bien con el mal. Ahora, el trabajo es enorme, pesado, casi demoledor, y así estamos...
No somos pocas las mujeres que nos damos cuenta que cada vez se intenta subvertir más, los valores, y ya de maneras descaradas. Se le cambia el significado a las palabras, a las expresiones, para poder sostener infinitamente esta locura. ¿A dónde lleva este caos de indiscriminación entre lo que está bien y lo que está mal, entre lo que es correcto y lo que es incorrecto?
Por lo que yo puedo percibir, la serpiente se ríe a carcajadas a costillas nuestras.
Con un aire triunfante, nos mira llorar nuestras soledades, nuestros discursos pseudo-liberadores, nuestras competencias mortales y nuestra frustraciones endémicas. Se revuelca gozosa con cada repetición de nuestros errores, con la falta de comunicación con nuestro compañero y nuestros hijos y nuestra desconección con D’s.
No se puede regresar si no se emprende el camino de regreso.
Y el camino de regreso, el retorno al origen, al Edén, se hace desandando lo que ya no nos sirve y creando sendas nuevas. ¿Cómo?. De a poco, con verdad, pero sobre todo con valentía, con mucha valentía para poder soportar todas las pruebas y las trabas que la serpiente pondrá en la ruta. A nadie le gusta ser o sentirse abandonado, a ella tampoco, y habrá que estar atentas a fin de des-cubrir y des-enmascarar los espejismos que construya para distraernos.
Por eso creo que tenemos que unirnos. Las mujeres podemos, tenemos capacidades, intuiciones, fuerzas para transformarnos y transformar el mundo.
Tenemos con qué y somos muchas las que ya estamos hartas de tanto barro, tanta inmundicia y tanta falta de sentido y amor.
Pero ¿Cómo? ¿Cómo iniciaremos ese camino que nos lleve hacia la Verdad Eterna, hacia D’s?
El único camino posible es el amor. Un amor maduro, franco, a prueba de snobismos y modas. Lo único que nos salvará es generar ese amor que mueve montañas y destruye maleficios.
Es hora de empezar porque la serpiente nos lleva mucho de ventaja.
Es hora de empezar porque la distorción de la vida no da para más.
Es hora de empezar porque tenemos esa posibilidad y no nos podemos dar el lujo de perderla.
Hay que cambiar, cambiar mucho... Debemos arrancarnos los prejuicios y animarnos a gestar una vida desde el amor, desde la comprensión, desde la inteligencia, desde la empatía, desde la alegría, desde la lucidez y basicamente, desde la fe total de que D’s, estará de nuestro lado.
Volvámonos a nuestra esencia. Emprendamos junto a nuestras almas gemelas, un camino que nos eleve por sobre esta realidad virtual que se basa en cirugías estéticas para esgrimir que está cambiando.
D’s nos va a ayudar, nos está esperando, siempre.
Empecemos ya, ahora mismo.

Patriicia (Dvorah)