Torah para Vivir

Torah para Vivir

23 may. 2010

Mi búsqueda



















BS”D

Para los que buscan la Verdad, los invito a leer, a escuchar y a ver cómo he transitado y he encontrado, hasta ahora, las chispas de mi alma.
A lo largo de mi proceso de retorno a mi esencia, a Di-s, he dado charlas, he escrito, he cantado, me he reído y he llorado con todas mis fuerzas.
El material que presento en este sitio, son como mapas, que fui descubriendo en el andar y desandar las vivencias cotidianas. Estos mapas tienen caminos que llegan a mi conexión con el Todopoderoso, y hoy quisiera poder compartir con Uds.
Los senderos de mi encuentro con mi alma Divina, por momentos fueron ríos impetuosos, otras veces se volvieron resbalones cósmicos, tragos amargos, confusión y una lucha interminable por ser honesta y evitar dibujar garabatos o meterme en calles sin salida.
Las charlas fueron generadas en grupos de mujeres a lo largo de varios años, y en grupo de jóvenes por períodos mas cortos.
Los escritos fueron creados en la soledad de mi mente y con la guía de Di-s vendándome el corazón y encendiéndome antorchas en medio de la oscuridad.
Las canciones, los poemas y las actuaciones, fueron la miel que Di-s puso en mi boca, permitiéndome sentir tibieza mientras me sacaba de encima y de adentro, ruinas, prejuicios, errores y desilusiones...
Fueron tiempos de mucho estudio, de mucha actividad hacia afuera, con mucha gente, con muchas cosas...
Pero hace algunos años atrás, Di-s me dijo que me volviera por un tiempo a mi hogar, con mi esposo y mi hija.
Me dijo que ya hora que pusiera en “práctica” todo lo que había enseñado y me construyera de nuevo, desde adentro.
Y, aunque fue muy pero muy difícil, lo intenté. Dejé de dar clases, de dar espectáculos, de hablar por teléfono, de participar en eventos... Dejé de dar explicaciones, salvo a Di-s, y al círculo privado de mi pequeña gran familia.
Hoy, después de varios años de aislamiento, compruebo, una vez más, la sabiduría Divina.
Sencillamente, hay procesos que se deben hacer en la intimidad, hay crecimientos que se hacen protegidos, dentro de un vientre, alejado de las miradas, aislado de los supuestos...
Di-s me preparó ese vientre, me nutrió, me fortaleció, me envió Su ayuda y finalmente, decretó que la crisálida debe desplegar sus alas crecidas en lo oculto del capullo. Ahora me incita a parirme de nuevo, a ser mariposa.
Y este sitio, es mi primer intento en esta nueva etapa.
Agradezco a Di-s que pueda hoy, volver a comunicarme, he amado mi tarea, he amado a cada una de mis alumnas y guardo recuerdos muy fuertes de esos años.
Ahora espero que el Todopoderoso me conceda la gracia de llegar a esos corazones que buscan su identidad judía, que pueda hacer sonreír algún rostro femenino que presiente el abrir de una ventana despejada en su camino, espero que algún joven quiera compartir esta visión de Torá y sienta que en verdad, ser judío, es “algo” para él.
Espero que Di-s haga milagros para mi y para todos los que quieran compartir el material que les brindo.
Se que Él escucha las plegarias de aquellos que lo llaman con Verdad, así es que Le pido que todo aquel que necesite encontrar su camino hacia el judaísmo verdadero, hacia la actualización de la misión de su alma, que pueda hallar en este lugar suficientes llaves para abrir definitivamente su vínculo con Di-s y hacer de su vida un árbol que es fruto y que da frutos. Amén que así sea.

Patriicia (Dvorah)