Torah para Vivir

Torah para Vivir

17 jul. 2011

Torah en Español Libro Bamidvar



Libro de Bamidvar - Parashá Matot
15 – 21 Tamuz 5771 / Julio 17 –23, 2011

2 Moshé (Moisés) les habló a las cabezas de las tribus de los Hijos de Israel, diciendo: «Esto es lo que El Eterno ha ordenado: 3 Si un hombre hace un voto a El Eterno o jura un juramento para establecer una prohibición para sí mismo, no profanará su palabra; según lo que salga de su boca, así hará. 4 Pero si una mujer hiciere un voto a El Eterno o estableciere una prohibición en la casa de su padre en su juventud; 5 y su padre oyó de su voto o la prohibición que ella estableció para sí misma, y su padre guardó silencio respecto de ella, entonces todos sus votos son válidos, y toda prohibición que ella estableció sobre sí misma será válida. 6 Pero si su padre la refrenó el día que lo oyó, todos sus votos o prohibiciones que ella estableció para sí misma no serán válidos; y El Eterno la perdonará, pues su padre la refrenó. 7 Si ella se casare con un hombre y sus votos estaban sobre ella, o una frase de sus labios por medio de la cual se había prohibido algo a sí misma, 8 y su marido oyó, y el día que oyó guardó silencio respecto de ella, entonces sus votos tendrán validez y su prohibición que se estableció sobre sí misma tendrá validez. 9 Pero si el día que su marido oyese, la refrenare y revocare el voto que hay sobre ella o la frase de sus labios por medio de la cual se prohibió algo a sí misma, entonces El Eterno la perdonará. 10 El voto de una viuda o una divorciada, todo lo que se prohibió a sí misma, permanecerá sobre ella. 11 Pero si hizo un voto en la casa de su marido o estableció una prohibición sobre sí misma por medio de un voto, 12 y su marido oyó de él y guardó silencio respecto de ellos y no la refrenó, entonces todos sus votos serán válidos y toda prohibición que ella estableció sobre sí misma será válida. 13 Pero si su marido los revocare el día que los oyó, todo lo que salió de boca de ella respecto de sus votos o la prohibición sobre sí misma no tendrán validez; su marido los revocó y El Eterno la perdonará. 14 Todo voto y toda prohibición de causar una aflicción personal, su marido puede hacer que sea válido y su marido puede revocarlo. 15 Si su marido guardare silencio respecto de ellos día tras día, habrá otorgado validez a todos sus votos o a todas las prohibiciones que están sobre ella; les habrá dado validez, pues guardó silencio el día que los oyó. 16 Pero si él los revocare tras haberlos oído, él cargará con la iniquidad de ella». 17 Éstos son los decretos entre un hombre y su mujer, entre un padre y su hija en su juventud, en la casa de su padre, que El Eterno le ordenó a Moshé (Moisés). (2º DÍA / 2ª ALIÁ)
31
1 El Eterno habló a Moshé (Moisés), diciendo: 2 «Toma venganza de los Hijos de Israel contra los midianitas; luego te reunirás con tu pueblo». 3 Moshé (Moisés) le habló al pueblo, diciendo: «Armad a hombres de entre vosotros para la legión, para que puedan enfrentarse a Midián e infligir la venganza de El Eterno contra Midián. 4 Enviaréis a la legión mil por tribu, mil por tribu, por todas las tribus de Israel enviaréis a la legión». 5 Por lo tanto, se enviaron de los miles de los Hijos de Israel, mil por cada tribu, doce mil hombres armados para la legión. 6 Moshé (Moisés) los envió, mil por cada tribu para la legión, a ellos y a Pinjas, hijo de Elazar el sacerdote, a la legión, y con todas las vasijas sagradas y las trompetas para tocar. 7 Atacaron en masa a Midián, tal como El Eterno le había ordenado a Moshé (Moisés), y mataron a todos los varones. 8 Mataron a los reyes de Midián junto con sus muertos: Eví, Rekem, Tzur, Jur y Reba, los cinco reyes de Midián; y a Bilam, hijo de Beor, lo asesinaron con la espada. 9 Los Hijos de Israel tomaron cautivas a las mujeres de Midián y a sus hijos pequeños; y todo su ganado vacuno y sus rebaños, y toda su riqueza tomaron por botín. 10 Todas las ciudades de sus residencias y todos sus palacios los quemaron con fuego. 11 Tomaron todo el botín y a todas las personas y los animales cautivos. 12 Trajeron a Moshé (Moisés), a Elazar el sacerdote, y a la asamblea de los Hijos de Israel, los cautivos, los animales y el botín al campamento, en las planicies de Moab, que estaba junto al Jordán, cerca de Jericó. (3ER DÍA / 3ª ALIÁ) 13 Moshé (Moisés), Elazar el sacerdote y todos los líderes de la asamblea salieron a recibirlos afuera del campamento. 14 Moshé (Moisés) se enojó con los comandantes del ejército, los oficiales de los miles y los oficiales de los cientos, que vinieron de la batalla. 15 Moshé (Moisés) les dijo: «¿Dejasteis con vida a todas las mujeres? 16 He aquí que hicieron que los Hijos de Israel, por palabra de Bilam, cometieran una traición contra El Eterno en cuanto al asunto de Peor; y la plaga tuvo lugar en la asamblea de El Eterno. 17 Y ahora, matad a todos los varones de entre los niños pequeños, y matad a todas las mujeres aptas para conocer a un hombre yaciendo con él. 18 Pero a todas las niñas pequeñas entre las mujeres que no han conocido el yacer con un hombre, las podréis dejar con vida para vosotros. 19 Y en cuanto a vosotros, acampad fuera del campamento durante siete días; todo entre vosotros y en entre vuestros cautivos, que mató a una persona o tocó un cadáver, se purificará el tercer día y el séptimo día. 20 Y toda prenda de vestir, toda vasija de cuero, todo lo que está hecho de pelo de cabra, y toda vasija de madera, los purificaréis». 21 Elazar el sacerdote les dijo a los hombres de la legión que vinieron de la batalla: «Éste es el decreto de la Torá que El Eterno le ordenó a Moshé (Moisés): 22 únicamente el oro y la plata, el cobre, el hierro, el estaño y el plomo, 23 todo lo que resista al fuego, los pasaréis por el fuego y quedará purificado; pero debe purificarse con el agua de rociado; y todo lo que no resiste al fuego, lo pasaréis por agua. 24 Lavaréis vuestras vestimentas el séptimo día y quedaréis purificados; luego podréis ingresar al campamento». (4º DÍA / 4ª ALIÁ) 25 El Eterno le dijo a Moshé (Moisés), diciendo: 26 «Calcula el total del botín capturado, de personas y de animales, tú, Elazar el sacerdote y las cabezas de los padres de la asamblea. 27 Divide el botín por la mitad entre los que emprendieron la batalla, los que salen a la legión y toda la asamblea. 28 Elevaréis un tributo a El Eterno de los hombres de guerra que salen a la legión, un alma de cada quinientos, de la gente, del ganado vacuno, de los asnos, y del rebaño. 29 Lo tomaréis de su mitad y se lo daréis a Elazar el sacerdote, como porción para El Eterno. 30 Y de la mitad de los Hijos de Israel tomaréis uno de cada cincuenta, de las personas, del ganado vacuno, de los asnos, del rebaño, de todos los animales, y se los daréis a los levitas, los guardianes de la custodia del Tabernáculo de El Eterno». 31 Moshé (Moisés) y Elazar el sacerdote hicieron tal como El Eterno le había ordenado a Moshé (Moisés). 32 El botín de los animales, más allá de los botines que la gente de la legión saqueó fue: el rebaño, seiscientos setenta y cinco mil; 33 y ganado vacuno setenta y dos mil; 34 y asnos, sesenta y un mil; 35 y seres humanos, las mujeres que no habían yacido con ningún hombre, todas las almas, treinta y dos mil. 36 La mitad, que era la parte de los que salieron a la legión, era: el cómputo del rebaño, trescientos treinta y siete mil quinientos, 37 el tributo de El Eterno del rebaño, seiscientos setenta y cinco; 38 y el ganado vacuno, treinta y seis mil, y su tributo a El Eterno, setenta y dos; 39 y los asnos, treinta mil quinientos, y su tributo a El Eterno, sesenta y uno; 40 y los seres humanos, dieciséis mil, y su tributo a El Eterno treinta y dos personas. 41 Moshé (Moisés) le dio el tributo que se elevó a Elazar el sacerdote, tal como El Eterno le había ordenado a Moshé (Moisés). (5º DÍA / 5ª ALIÁ) 42 De la mitad de los Hijos de Israel que Moshé (Moisés) había dividido de los hombres de las legiones, 43 la mitad de la asamblea, era: del rebaño, trescientos treinta y siete mil quinientos, 44 y el ganado vacuno, treinta y seis mil; 45 y los asnos, treinta mil quinientos; 46 y los seres humanos, dieciséis mil. 47 Moshé (Moisés) tomó la mitad de los Hijos de Israel, uno de cada cincuenta de las personas y de los animales, y se los dio a los levitas, los guardianes de la custodia del Tabernáculo de El Eterno, tal como El Eterno le ordenó a Moshé (Moisés). 48 Los comandantes de los miles en las legiones, los oficiales de los miles y los oficiales de los cientos, se aproximaron a Moshé (Moisés). 49 Le dijeron a Moshé (Moisés): «Tus servidores tomaron un censo de los hombres de guerra bajo nuestro comando y ni un solo hombre de nosotros faltaba. 50 Por eso trajimos una ofrenda para El Eterno: lo que cualquier hombre halló de vasijas de oro, tobillera y brazalete, anillo, aro de nariz, y adornos para el cuerpo, para expiar por nuestras almas ante El Eterno.» 51 Moshé (Moisés) y Elazar el sacerdote tomaron el oro de ellos, todas las vasijas moldeadas. 52 Todo el oro que se elevó, que separaron para El Eterno, fue dieciséis mil setecientos cincuenta siclos, de los oficiales de los miles y los oficiales de los cientos. 53 En cuanto a los hombres de la legión, cada hombre saqueó para sí mismo. 54 Moshé (Moisés) y Elazar el sacerdote tomaron el oro de los oficiales de los miles y los cientos, y lo trajeron a la Tienda de la Reunión, un recordatorio para los Hijos de Israel ante El Eterno. (6º DÍA / 6ª ALIÁ)
32
1 Los hijos de Reubén (Rubén) y los hijos de Gad poseían un ganado abundante, muy grande. Vieron la tierra de Iazer y la tierra de Gilad, y he aquí que era un lugar para el ganado. 2 Los hijos de Gad y los hijos de Reubén (Rubén) vinieron y le dijeron a Moshé (Moisés), a Elazar el sacerdote y a los líderes de la asamblea, diciendo: 3 «Atarot, y Divón, Iazer y Nimrá, y Jeshbón, Elealé, Sebam, Nebó y Beón, 4 la tierra que golpeó El Eterno ante la asamblea de Israel, es una tierra para el ganado y vuestros servidores tienen ganado». 5 Ellos dijeron: «Si hemos hallado gracia en tus ojos, que esta tierra les sea dada a vuestros servidores por posesión; no nos hagáis cruzar el Jordán». 6 Moshé (Moisés) les dijo a los hijos de Gad y los hijos de Reubén (Rubén): «¿Acaso vuestros hermanos saldrán a luchar mientras vosotros os establecéis aquí? 7 ¿Por qué disuadís el corazón de los Hijos de Israel de pasar a la Tierra que El Eterno les ha dado? 8 Eso fue lo que hicieron vuestros antepasados, cuando los envié de Kadesh-Barnéa a ver la Tierra. 9 Subieron al valle de Eshkól y vieron la Tierra y disuadieron el corazón de los Hijos de Israel para que no vinieran a la Tierra que El Eterno les había dado. 10 La ira de El Eterno ardió aquel día y El juró, diciendo: 11 Si estos hombres que salieron de Egipto, a partir de veinte años en adelante, vieren la tierra que juré a Abraham, a Itzjak (Isaac) y a Iaakov (Jacob) pues no Me siguieron completamente, 12 excepto Calév, hijo de Iefuné, el kenizita, y Ioshúa (Josué), hijo de Nun, pues ellos fueron totalmente tras El Eterno. 13 La ira de El Eterno ardió contra Israel y Él los hizo errar por el Desierto durante cuarenta años, hasta el final de toda la generación que a ojos de El Eterno hizo mal. 14 He aquí que vosotros os habéis alzado en lugar de vuestros padres, un grupo de hombres pecadores, para agregar más a la ira ardiente de El Eterno contra Israel. 15 Porque si os desviareis de ir tras Él, Él nuevamente dejará que descanse en el Desierto y destruiréis a todo este pueblo». 16 Ellos se le acercaron y dijeron: «Construiremos aquí corrales para el rebaño, para nuestro ganado, y ciudades para nuestros hijos pequeños. 17 Nos armaremos rápidamente en la vanguardia de los Hijos de Israel, hasta que los hayamos traído a su sitio, y nuestros hijos pequeños habitarán en las ciudades fortificadas ante los habitantes de la tierra. 18 No regresaremos a nuestros hogares hasta que los Hijos de Israel hayan heredado cada uno su herencia, 19 pues no heredaremos junto con ellos del otro lado del Jordán y más allá, pues nuestra herencia ha venido hacia nosotros de la orilla oriental del Jordán». (7º DÍA / 7ª ALIÁ) 20 Moshé (Moisés) les dijo: «Si hacéis esto, si os armáis para la batalla ante Él Eterno 21 y cada hombre armado de entre vosotros cruzare el Jordán ante El Eterno, hasta que Él expulse a Sus enemigos de ante Él, 22 y la Tierra fuere conquistada ante El Eterno, y entonces retornareis, entonces seréis libres de culpa ante El Eterno e Israel; y esta tierra será vuestra por posesión delante de El Eterno. 23 Pero si no lo hacéis, he aquí que habréis pecado a El Eterno; sabed que vuestro pecado os encontrará. 24 Construid ciudades para vuestros hijos pequeños y corrales para vuestro rebaño, y lo que salió de vuestra boca haréis». 25 Los hijos de Gad y los hijos de Reubén (Rubén) le hablaron a Moshé (Moisés), diciendo: «Vuestros servidores harán tal como ordena mi señor. 26 Nuestros hijos pequeños, nuestras mujeres, nuestro ganado y todos nuestros animales estarán allí, en las ciudades del Gilad. 27 Y vuestros servidores cruzarán, todas las personas armadas de la legión, ante El Eterno, para librar batalla, tal como dice mi señor». 28 Con referencia a ellos, Moshé (Moisés) dio órdenes a Elazar el sacerdote, a Ieoshúa (Josué), hijo de Nun, y a las cabezas de los padres de las tribus de los Hijos de Israel. 29 Moshé (Moisés) les dijo: «Si los hijos de Gad y los hijos de Reubén (Rubén) cruzaren el Jordán con vosotros, y la Tierra es conquistada ante vosotros, a todos los armados para la batalla ante El Eterno, les daréis la tierra de Gilad por posesión. 30 Mas si no cruzaren armados junto con vosotros, entonces tomarán posesión entre vosotros en la tierra de Canaán». 31 Los hijos de Gad y los hijos de Reubén (Rubén) hablaron, diciendo: «Tal como El Eterno ha hablado a vuestros servidores, así haremos. 32 Cruzaremos armados ante El Eterno, a la tierra de Canáan, y nuestra será la posesión de nuestra herencia del otro lado del Jordán». 33 Entonces Moshé (Moisés) dio a los hijos de Gad y a los hijos de Reubén (Rubén), y a media tribu de Menashé, hijo de Iosef (José), el reino de Sijón, rey de los amorreos, y el reino de Og, rey de Bashán; la tierra con sus ciudades fronterizas y las ciudades de la tierra circundante. 34 Los hijos de Gad construyeron Divón, Atarot y Aroer; 35 y Atrot Shofán, Iazer y Iogveá; 36 y Bet-Nimrá y Bet-Harán, ciudades fortificadas y corrales para el rebaño. 37 Los hijos de Reubén (Rubén) construyeron Jeshbón, Elealé y Kiriataim; 38 y Nebó y Baal-Meón con nombres modificados, y Sibmá; y las llamaron por sus otros nombres en vez de por los nombres de las ciudades que construyeron. (MAFTIR) 39 Los hijos de Majir, hijo de Menashé, fueron a Gilad y la ocuparon, y expulsaron a los amorreos que había en ella. 40 Y Moshé (Moisés) entregó a Gilad a Majir hijo de Menashé quien se asentó en ella. 41 Y Iair, hijo de Menashé, fue y ocupó sus aldeas y las llamó Javot-Iaír. 42 Noba fue y ocupó Kenat y sus suburbios y la llamó Noba, como su nombre.