Torah para Vivir

Torah para Vivir

4 jun. 2010

Cuando enciendo velas



BS"D



Cuando enciendo velas, mis velas Tus velas, enciendo la luz que has puesto en mí, dentro de mí , desde el principio...
Entonces ilumino el mundo, mi mundo, Tu mundo. Reparo el dolor que he traído desde el principio y curo las heridas, las fracturas que provoqué entre nosotros, entre Tu y yo.
Cuando enciendo velas, bendigo que finalmente me hayas hecho Tuya, bendigo poder cumplir con Tus deseos, porque allí, en ese cumplir con Tus mandatos me guardo de la violencia y la locura y me sumerjo en la serenidad de Tus caminos...
Cuando enciendo velas, las velas de Shabat, enciendo la vida que hay en mí, en mi esposo, la vida que hay en cada uno de mis hijos...
El brillo se refleja en mis manos y en mi rostro y puedo presentarme ante Ti sin máscaras, ni guantes, tan solo con mi voz, mi corazón y mi fe desnuda.
Cuando enciendo velas y acercas Tu oído para abrigarme, Te digo todos los secretos que he llorado y he gozado y Te ruego que siempre me acuerde yo de Ti, que siempre sepa yo, que Tú eres la única existencia, que Tú me has creado y me sostienes y sólo Tu sabes lo que es mejor para mí...
¡Milagros! ¡Milagros! ¡Milagros!
Te llamo desde lo profundo del abismo y sostenida con la punta de los dedos, te grito:
¡Sálvame! ¡Sálvame de la oscuridad!
Entonces prendo velas, velas de Shabat y Tu luz comienza a entibiar mi hogar, mi alma.

Patriicia (Dvorah)