Torah para Vivir

Torah para Vivir

12 dic. 2010

Y ahora qué?


Para una amiga
Con todo mi amor


BS”D
Luego de remar y luchar contra mi corriente personal, luego de hacer brazadas sobrenaturales para acercarme a Ti, luego que escuchasTe mis súplicas, mi pedido mi ruego de perdón...
Luego de ayudarme a preparar todo lo que necesitaba para Iom Tov, todas las comidas, las ropas, la casa, luego de que todo salió mejor de lo que imaginé, luego de que cada uno de nosotros hizo su esfuerzo para que el Shejeianu fuera verdadero...
Luego de haber prometido cambios, de haberme vuelto de mis malos entendidos, luego de ver un horizonte distinto y decidir marchar hacia él...
Luego de darme cuenta cuán lejos estoy de las metas y cuánta ayuda necesito del cielo para dar cada paso...
Luego de llorar, pedir, reír, soñar, anhelar, criticar, bendecir, silenciar y preguntarTe...
Tishrei, Jeshvan, Kislev, Tevet... es una vorágine sacudiendo todos los cimientos, y ahora qué?
Qué podré construir?
Me has dado la bendición de construir mi vida...
Qué vida?
Abrázame por favor...
Somos tan pequeños, mirando y deseando nuestras pequeñeces cotidianas...
Y Tú me dices, nada de pequeñeces, te creé a Mi imagen...
Quiero ser fiel a ese potencial que has puesto en mi.
Bajo todas estas cáscaras, capas y caretas, late un alma Divina.
Quiero hablar con ella, conmigo...
Me ayudas Di-s, por favor?
Ahora qué? Pregunto a mi alma...
“Riega todo lo que has sembrado, deja que la semilla haga su trabajo, no la presiones, no revuelvas la tierra en busca de los brotecitos, ocúpate de regar, un rezo más, un gesto de bondad más, una mirada más cálida, una Mitzvá más, un embellecer más tu servicio, un estudio más, una sonrisa más, un agradecimiento más, gotas y gotas de Teshuvá verdadera, una palabra de santidad más, una luz más, un recato más...”
“Y también una maleza menos, una palabra de lashón hará menos, una mirada inapropiada menos, una palabra vana menos, un sentimiento de envidia menos, un enojo menos, una especulación menos, una mentira menos, un quedarse dormido menos, una falta de paciencia menos, una discusión menos, una queja menos, una ironía menos, una comida no kasher menos, una transgresión menos, un alejamiento de mi misión menos...”
Pura acción, reflexionar para actuar, falta poco, muy poco...
Con un gesto, un cambio hacia el camino de Torá, y la nueva era, la Era de Mashiaj, comienza ahora. Amén
Con Brajá para todos los que estamos intentándolo.

Patriicia Dvorah