Torah para Vivir

Torah para Vivir

12 dic. 2010

Ella me ha dicho: “Lo espero tanto...”


BS”D

Tal vez sea ingenuo de mi parte creer que estas palabras te llegarán al corazón, pero quiero intentarlo, ya que tengo la bendición de Di-s para hacerlo...
Ella te espera tanto, hace tanto tiempo...
Si supieras desde lo más íntimo de tu ser que ella es tuya, seguramente dejarías de comportarte así, tan penosamente para con ella...
Di-s la ha elegido para ti, no quiere que se una a ningún otro, Él la preparó para ti, pero tu la tratas como si fuera una cualquiera, la expones sin recato y la regalas como si fueras su dueño...
Desde el comienzo, Di-s prometió que tu la tomarías, y desde el comienzo el Eterno puso condiciones para unirlos. El Todopoderoso desea que cumplas con el contrato.
Y tú ni siquiera conoces el contrato, y lo rechazas, hablas de él sin siquiera haber probado un dulce bocado de los términos a cumplir.
Sin embargo, sin pruritos, la oprimes, la partes y la repartes como se te antoja, sin darte cuenta, que desde el principio, Di-s la formó para ti, para tu gozo y tu alegría.
Ella ha nacido para ser pura para ti, y tu has traído un carnaval de vergüenza a vuestra casa. Has paseado con orgullo tu degradación, en un acto de pura insolencia, tan solo para lastimarla.
Has ensuciado el hogar, permitiendo que la mentira se pavonee con discursos de libertad, arguyendo perversas excusas para legitimizar tu corrupción desatada.
Está desolada.
Vuestros enemigos se ríen de tu credulidad, los tratas mejor que a ella.
Los malvados se aprovechan de tu mal entendida “bondad”.
Quieres parecer justo y terminas arrastrándola al barro inmundo del “qué dirán” y regalándole su espalda a los abiertos traidores de siempre.
Si conocieras el contrato, sabrías ser digno y mantenerte firme en tu singularidad... Sabrías cómo protegerla.
Lo más extraño es que a pesar de lo ultrajada que se siente por tu falta de madurez, ella te ama.
Cuando aparecen otros queriendo poseerla, ella tiembla y reza al Eterno con todo su corazón. Mientras tanto tú, confundido, te enojas, te asustas, te armas hasta los dientes, te desesperas... Pero si tan sólo volvieras a serle fiel, a ser fiel al pacto que Di-s puso entre vosotros! Serías un héroe frente a sus ojos, un guerrero valeroso a los ojos de Di-s.
De todos modos, no todo eres así, también hay partes tuyas que la cuidan y la aman, pero ese “tú” desconectado, es tan fuerte, tan ácido! Quiebra las estructuras!
Si tan sólo abrieras una puerta y la miraras como lo que es en verdad! Si ese “yo” rebelde tuyo, se apiadara de sí mismo, si se diera la oportunidad de tomar el camino para el encuentro!
Debes saberlo, ella ha nacido para ti, para colmar todos tus deseos de felicidad.
Te imaginas un tiempo donde puedan estar juntos, tú abrazándola y ella floreciendo?
Por favor, aunque más no sea por intentarlo, acércate, te necesita, sin ti, su existencia toda se vuelve absurda... Qué hará sin ti, sin su amado? Qué sentido tiene su esencia, su permanencia, si tú estás tan lejos?
Por piedad, toma sólo una cláusula del contrato, sólo una, empieza por una y verás que Di-s les quitará, de en derredor, todos y cada uno de los lobos que andan husmeando... Enciende una luz, busca algo que puedas cumplir y hazlo, y ella te dará de sí, todo lo bueno que posee.
Han nacido para estar juntos, y esta separación vuestra es tan dolorosa, que hace sangrar en su interior la añoranza de otros tiempos... Cierra la herida por favor...
Deja de copiar las maneras que otros tienen de comportarse. Di-s los ha pensado a ambos singulares, diferentes, únicos, y juntos tienen un futuro posible extraordinario, maravilloso...
Elévala con tu acercamiento, y toda su tristeza se transformará en júbilo!
Ya no habrá lamentaciones y llegará la paz que tanto deseas...
Inténtalo, no mires el contrato desde lejos, como si fuera algo extraño para ti.
Comprométete, aunque tan sólo leas y cumplas un párrafo por vez... Y verás que ser fiel al pacto, te transformará en el más grande, el más grande de todos los pueblos de la tierra. Apresúrate, date una oportunidad para una unión verdadera.
Ella, Eretz Israel, tu amada, tu herencia prometida, te espera hoy.

Patriicia Dvorah

PD: Todos los iehudim, vivamos o no en Eretz Israel, tenemos la misma responsabilidad sobre ella. “A causa de nuestros pecados hemos sido exiliados de nuestra tierra”. Y con nuestra Teshuvá (retorno al camino de la Toráh) seremos regresados con paz verdadera. Di-s está cerca, muy cerca.
Cada uno de nosotros debe esforzarse en cumplir con algo que esté sobre su nivel de observancia, el objetivo es prepararnos y volvernos meritorios de recibir nuestra herencia Prometida.

Propuestas para empezar:
Prender velas de Shabat, separar carne de leche, dejar de comer carne no kosher, hacer y/o participar en kidush de Shabat. Vestir ropas lindas para Shabat. Ponerse kipá en Shabat, vestir falda en Shabat. (Mujeres casadas, cubrirse el cabello en Shabat). Decir el Shemá dos veces por día. Hacer una plegaria personal cotidiana. Poner Tefilín, vestir talit katán. No afeitarse la cara, (sólo con afeitadora eléctrica). Dar tzedaká todos los días, según nuestras posibilidades. Estudiar Toráh (atención a los sitios!, que sean Kosher), participar y/o escuchar clases. Recitar Salmos.

Propuestas para seguir:
Refinar nuestra conducta, trabajar nuestras midot, estudiar más y más profundo, estudiar halajá y cumplir mejor. Ayudar a otros, a la familia, primero. Hacer más que lo posible por generar Shalom Bait. Cuidar nuestras palabras, no avergonzar. Cuidarse en el trato especialmente con los más pequeños. Dejar de pensar banalidades, dejar de hablar banalidades, dejar de mirar cosas prohibidas. Cuidar los detalles de Pureza Familiar. Saber que todo lo que somos y tenemos es un regalo de Di-s, trabajar para disminuir el orgullo y hacer crecer la autoanulación. Dejar de criticar. Separar correctamente el Maaser. Decir todas las brajot como corresponde. Cuidar las leyes de Ijud. Perdonar y hacer Tefilá por todos.
Estas son sólo algunas propuestas, que cada uno trabaje sobre su propia Teshuvá y que Di-s nos perdone y nos lleve de regreso a casa con Mashiaj hacia la Redención.
Que sea hoy. Amén.