Torah para Vivir

Torah para Vivir

5 dic. 2010

Halajá encendido de la Janukiá



BS”D

Cada noche, luego de encender las luces de Jánuca se dice:



HA NEIROT HALALU
ANU MADLIKIN,
AL HATESHU’OT, VE AL HANISIM, VE AL HANIFLAOT,
SHE’ASITA LAABOTEINU BAIAMIM HAEM, BIZMAN HAZE,
AL IEDEI COHANEJA HAKDOSHIM.
VEJOL SHMONST IEMEI JÁNUCA,
HANEIROT HALALU, KODESH HEM,
VEEIN LANU RESHUT LEHISHTAMESH BAHEN,
ELA LIROTAN BILBAD,
KEDEI LEHODOT ULEHALEL LESHIMEJA HAGADOL,
AL NISEJA, VEAL NIFLEOTEJA, VEAL IESHUATEJA:

Encendemos estas luces (para conmemorar)
Los actos salvadores y las maravillas
que Tú has hecho con nuestros antepasados
en aquellos días en esta época,
por conducto de Tus sagrados Kohaním.
Durante los ocho días de Jánuca,
estas luces son sagradas,
y no nos está permitido hacer uso de ellas,
sino únicamente mirarlas,
a fin de dar gracias y alabanza
a Tu Gran Nombre por Tus milagros, por Tus maravillas
y por Tus salvaciones.