Torah para Vivir

Torah para Vivir

16 jul. 2014

Terroristas Invisibles



Voy a comenzar diciéndote que ésto no te va a gustar, así que lo mejor que puedes hacer es cerrar este artículo y abrir una novela, o un programa de televisión, o una peli, lo que más te guste.
Yo te voy a hablar desde mi experiencia personal, desde lo que me pasó o me sucede en mi propia vida. Nadie me lo contó, lo experimenté en el pasado y aún ahora, sigo encontrándome con esos terroristas que lo único que intentan es desestabilizar, causar daño, manipular, mentir y finalmente hacerse ver como las víctimas, conservando siempre la habilidad de mantener intactos e invisibles sus actos predadores...

El por qué de la ingenuidad a la hora de detectar la manera en que ataca el terrorismo...
No te voy a hablar de Hamas, porque de eso están hablando todos, y creo que si quisieras saber la verdad, hay disponibilidad de información fidedigna a lo largo y a lo ancho de toda la red...
Pero sí te voy a hablar de por qué a la gente, le cuesta tanto, darse cuenta de la manipulación de los terroristas, del manejo criminal que hacen de las masas, tanto para con los seres que utilizan de escudo de sus fechorías, como para con las víctimas a quienes va dirigido su accionar de terror y de sangre.
Mi teoría, es que la ceguera, la dificultad para aceptar que el terrorismo es un crimen contra todos y no es un camino válido para la liberación o autodeterminación de nadie, es porque cotidianamente convivimos con personas que nos utilizan y nos manipulan, para satisfacer sus deseos de atención, respeto, dinero, poder, dominio, placer, etc. y hemos aceptado ese sistema de manipulación, como si fuera el modo único y válido de convivencia. Estoy convencida que es por esta razón, que nos cuesta tanto liberarnos, revelarnos y dejar de hacernos los “pacifistas” con los que nos quieren asesinar. Porque hemos adoptado en nuestras vidas de relación y nos hemos acostumbrado a vínculos que, aunque estén admitidos socialmente, son absolutamente pertubadores y destructores del desarrollo sano de nuestra personalidad...

Hoy...
Una mujer “A”, que alguna vez fue alumna mía, me pide amistad en Facebook. Me sorprende su insolencia, es una mujer que faltó a la verdad, que se comprometió a ser un trabajo por el cual pagué y me lo entregó sin terminar, cuando tuve que reanudar con otro profesional, no me facilitó el material por el cual yo había pagado, obligándome a realizar más trabajo de mi parte. En una oportunidad anterior a este encargo fallido, me pidió que hablara con su esposo y yo, ingenua, pensé que el esposo necesitaba apoyo, aliento, o charlar para aclarar algunas de sus ideas y de sus proyectos, cuando un momento antes de que el esposo llegara al encuentro, “A” ,me envía un mail, pidiéndome que convenciera a su esposo de algo que ella quería que él hiciera... Yo, incómoda, ya no podía suspender la cita, así que lo recibí, traté de escucharlo y de ayudarlo a pensar, tratando voluntariamente, de no decir nada sobre lo que mi alumna “A” me había sugerido. Cuando más tarde, me volví a encotrar con ella, le dije que no volviera a hacerme algo así, “A” se ofendió. Luego descubrí que ella hacía un papel frente a mí, pero en verdad, fuera de mi vista, actuaba de manera muy distinta, especialmente con todo el tema relacionado a la observancia de Preceptos... Algo sumamente infantil de su parte... En fin, entendí que no era alguien en quien se podía confiar. Un fantástico camaleón.

Hoy, otra vez...

Pero de golpe “A”, que un último mail de aquellos años me criticó porque yo, como amiga, le había fallado (?)  tengo la nauseosa tarea de responderle y explicarle que yo NO SOY NI FUI SU AMIGA, que fui su maestra y que me avergüenzo de ella, y que ahora, ironicamente, me pide "amistad" en Facebook. Qué quiere?!!!

Los manipuladores, la mayoría super simpáticos, que te venden la imagen exacta de lo que saben que vas a querer comprar, tienen un sólo objetivo, satisfacer sus deseos, no importa cuales sean y no importa a cuantas personas tendrán que envolver con sus sonrisas, o halagos, o caritas de pobrecitas, u ofendiéndose cuando los arinconas contra sus propias mentiras.
Los manipuladores aparecen cuando te pueden sacar algo, se disfrazan de solidarios, después de siglos, vienen a devolverte cosas prestadas o a contarte algo que te puede servir, pero en cuanto te hayan succionado lo que buscaban, ya no sabrás que viento fue el que se los llevó.

Si llegas a avivarte a tiempo, y te quejas de su abuso, su falta de empatía, su deslealtad, o su cinismo, los manipuladores, te haran sentir que tus reclamos son demasiado intensos, (una reacción desproporcionada) o que estas trayendo cosas del pasado pisado (que ellos nunca repararon). Se elevarán en un mastil, a modo de mártires y te dirán que ellos no están trayendo oscuridad sino luz (Luz mala?). Cuando le pidas explicaciones por sus traiciones, sus fallas, te haran sentir, o al menos lo intentarán, que tú eres un rencoroso y que ellos sí saben olvidar. Pero lo cierto es que tú, en tu inocencia, esperas que el manipulador tenga escrúpulos (cuando ni siquiera conoce el término). Debes aclarar tu mente y saber que tú no exiges porque eres rencoroso, sino que quieres curar y arreglar algo que estuvo muy mal, quieres una simple y llana disculpa...
Aunque... la verdad, es que en algo son sinceros, en eso que ellos saben olvidar, se olvidan de todas las mentiras que dicen y de todos los maquillajes que utilizan para lograr que caigas en su trampa donde te despojarán sin remordimientos de todo lo que ellos desean... 
Te acuerdas que Gaza era del Estado de Israel?

Los manipuladores, la mayoría, no cambian y no reflexionan sobre la necesidad de cambiar...
Para los manipuladores, las personas son los medios que les permiten conseguir lo que quieren, y para su razonamiento, las personas son objetos que sirven para comerciar, extorcionar o abusar.

No hay diferencia técnica, sólo diferencias micro y macro, solo hay diferencias en la dimensión cuantitativa, funciona tanto en la vida privada, como en la política internacional.
Los manipuladores terroristas, ejercen su violencia allí, donde estén activando, ya sea desde tu propio hogar o desde Gaza.

Entonces cuando ves que yo pongo cosas “fuertes”, es porque no estoy interesada en ser “pacifista” de salón, sino en decir lo que creo y lo que pienso de la manera más clara y menos cínica e irresponsable posible...
Cuando ves que no dejo pasar a los lobos disfrazados de corderos, ya sean familiares, ex alumnas, misioneros o terroristas, es porque, en la medida de mis posibilidades, estoy luchando por mi supervivencia...

No me vengas a decir que estoy “desenfocada” porque no sigo haciendo videos sobre jalot o hablando de la paz en el hogar. Primero porque sigo haciendo jalot en mi hogar y sigo intentando tener un hogar armónico y segundo, porque creo que éste, es mi momento de mayor claridad tanto espiritual como emocional y mental, que he conseguido, gracias a Di-s, hasta ahora.

Creo que la “PAZ” no se hace negociando con los predadores.
De los predadores terroristas domésticos o internacionales o huyes de ellos o les haces frente.
Aunque yo lo he hecho en mi vida privada, Israel no se puede dar el lujo de huir...

Si quieres verme llena de flores y corazoncitos, tendras que esperar a que pase esta guerra...
Y si quieres verme como soy, ahora soy una guerrera con todas las armas que tengo a mi alcance y si te asusta o no te gusta, como te dije en un principio, hay muchas otras cosas interesantes, divertidas y “pacíficas” que puedes hacer.
Terrorismo con cohetes, o con acoso moral y psicológico, no son bienvenidos a mi vida y ésto es lo que yo expreso, no es lo único, pero es una parte importante en mi historia y en mi realidad.


Patriicia Deborah Starkloff