Torah para Vivir

Torah para Vivir

8 feb. 2012

Tu BiShvat Cuáles son tus frutos?

BS"D En el mundo que habitamos existe una gran confusión. Llamamos exitoso a alguien que exibe frutos abundantes, de brillantes colores, pendiendo de una copa frondosa, llamativa y exuberante... Pero si miramos este mismo árbol, en una época no tan propicia, no tan fructífera, diremos que este árbol es un fracaso... Di-s alienta y valora nuestra producción frutícola y en un día como hoy, "Tu BiShvat", Di-s bendice a los árboles para que renueven sus fuerzas, para traer hijos valiosos a nuestra vida... Pero hay algo más, el Todopoderoso, no olvida que la producción de un árbol, está muy estimulada por Su propio accionar... Clima, sol, agua de lluvia, inexistencia de plagas, etc. Di-s sabe que éstos, son estímulos desde lo Alto... Por este motivo, el punto focal del Santo Bendito sea, Su mirada penetrante, está puesta en otro lugar... Qué mira Di-s? Mira las raices... Nuestras raíces y lo que hacemos con ellas... Observa y recuerda dónde Él nos plantó y que hemos hecho con nuestro potencial y con todos los enemigos que intentaron derribarnos, talarnos o quemarnos... Nadie puede engañar a Di-s, el Todopoderoso ve lo que está oculto bajo la tierra. Él ve las lágrimas con las que hemos regado nuestro propio ser, y las imperfecciones que habitan en nuestro cuerpo... Para nuestra sorpresa, Di-s se maravilla con cada brote que hemos logrado dar a luz, a pesar de nuestros miedos, de nuestras ignorancias... Di-s ama cada átomo de raiz que logramos afianzar a fuerza de pura fe, de pura esperanza, de puro amor... Y... Si aún no lo sabemos, el Eterno fue Quién nos sostuvo en cada tormenta que creímos, era nuestra despedida... Él está hoy aquí para bendecir esos frutos nuestros, que no están en la vidriera, estos productos de nuestro refinamiento cotidiano, de nuestro trabajar en silencio, de nuestro permitir a los niños colgar sus hamacas, y nuestro dar sombra a los fatigados... Hoy, Rosh haShaná de los árboles, Di-s nos bendice para que este año que comienza, demos frutos que nunca hemos visto antes y que superaran todos nuestro sueños de felicidad... Si tú también deseas que Di-s bendiga tu trabajo con abundancia Divina, no es necesario que re-envíes este mensaje, ni que lo pongas en tu muro, tan sólo diLe Gracias a Di-s, estate atento a las necesidades de otros árboles y confía en que pronto verás crecer en tu propia vida, los frutos más dulces que hayas podido imaginar alguna vez... Amén, que así sea Su Voluntad. Con mucho amor Tu BiShvat Sameaj! Patriicia Dvorah