Torah para Vivir

Torah para Vivir

15 feb. 2012

Torah en Español Libro Shemot (Éxodo) Mishpatim

LIBRO SHEMOT - PARASHÁ MISHPATIM (leyes) Shevat 19 - 25, 5772 / Febrero 12 - 18, 2012 21 - 1 Y éstas son las leyes que colocarás ante ellos: 2 Si compras un esclavo judío, trabajará durante seis años y al séptimo año saldrá libre, sin cargo. 3 Si llegare solo, se irá solo; si es el marido de una mujer, la mujer se irá con él. 4 Si su señor le diere una mujer y ella le diere hijos o hijas, la mujer y sus hijos pertenecerán a su señor y él se irá solo. 5 Mas si el esclavo dijere: «Quiero a mi señor, a mi mujer y a mis hijos; no saldré libre», 6 entonces el señor lo traerá a la corte y lo traerá a la puerta o a la jamba de la puerta, y su señor le perforará la oreja con el punzón y él lo servirá por siempre. 7 Si un hombre vendiere a su hija como esclava, no se irá como se van los esclavos. 8 Si es desagradable a los ojos de su señor, que debiera haberla designado para sí mismo, él ayudará a su redención; no podrá venderla a un extraño, pues la traicionó. 9 Si la había designado para su hijo, la tratará de acuerdo con los derechos de las jóvenes. 10 Si tomare a otra además de ella, no disminuirá su comida, su vestimenta ni sus relaciones maritales. 11 Si no cumple con estas tres cosas para ella, ella se irá libre de cargo, sin pago. 12 El que golpee a un hombre para que muera, ciertamente será condenado a muerte. 13 Mas el que no le hubiere preparado una emboscada, y Dios causó que llegara a su mano, Yo le proveeré un lugar adonde habrá de huir. 14 Si un hombre actuare en forma intencionada en contra de su prójimo, para matarlo por medio de un ardid, de Mi altar lo tomaréis para que muera. 15 El que golpeare a su padre o a su madre ciertamente será condenado a muerte. 16 El que secuestrare a un hombre y lo vendiere, y luego se descubriese que estuvo en su poder, ciertamente será condenado a muerte. 17 El que maldiga a su padre o a su madre, ciertamente será condenado a muerte. 18 Si dos hombres se pelean y uno golpea a su prójimo con una piedra o con el puño, y no muere pero cae en cama: 19 si se levanta y sale por sus propios medios, el que lo golpeó será absuelto. Únicamente por su tiempo perdido le pagará, y se encargará de su curación. (2º DÍA / ALIÁ) 20 Si un hombre golpeare a su esclavo o esclava con una vara y muriere bajo su mano, ciertamente será vengado. 21 Pero si sobreviviere un día o dos, no será vengado, pues es de su propiedad. 22 Si dos hombres pelearen y chocasen con una mujer embarazada y ella diera a luz, mas no hubiere desgracia, ciertamente serán castigados según lo que estableciere el marido de la mujer y lo pagarán por orden de los jueces. 23 Mas si hubiere desgracia, entonces pagaréis vida por vida; 24 ojo por ojo; diente por diente; mano por mano; pie por pie; 25 quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe. 26 Si un hombre golpeare el ojo de su esclavo o de su esclava y lo destruyere, lo dejará libre en pago por su ojo. 27 Y si le saca un diente a su esclavo o a su esclava, lo dejará libre en pago por su diente. 28 Si un buey acorneare a un hombre o una mujer y muriese, el buey ciertamente será apedreado; su carne no podrá comerse y el dueño del buey será inocente. 29 Mas si era un buey que solía acornear, desde ayer y anteayer, y se había advertido a sus dueños, mas no tomaron precauciones y el buey mató a un hombre o una mujer, el buey será apedreado y también sus dueños morirán. 30 Cuando se le exija un pago de expiación, pagará como expiación por su vida, lo que se le haya exigido. 31 Tanto si acornea un varón como una mujer, en conformidad con este juicio se le hará. 32 Si el buey acornea un esclavo o esclava, le dará treinta siclos de plata a su amo y el buey será apedreado. 33 Si un hombre descubriere un pozo, o si un hombre cavare un pozo y no lo cubriere, y cayere en él un buey o un asno, 34 el dueño del pozo pagará indemnización. Le devolverá dinero a su señor, y el cadáver del animal será suyo. 35 Si el buey de un hombre atacare al buey de su prójimo y éste muriese, venderán el buey que vive y dividirán su dinero, y el cadáver también lo dividirán. 36 Mas si se sabe que era un buey que acorneaba con frecuencia, desde ayer y anteayer, pero su dueño no tomó precauciones, ciertamente pagará un buey en lugar de un buey y el cadáver será suyo. 37 Si un hombre robare un buey o una oveja, y lo sacrificare o vendiere, pagará cinco vacunos en lugar del buey y cuatro ovejas en lugar de la oveja. 22 - 1 Si el ladrón es descubierto mientras roba, y se lo ataca y muere, no hay culpa por su sangre. 2 Si el sol brilló sobre él, hay culpa por su sangre. Pagará indemnización; si no tiene nada, será vendido por su robo. 3 Si lo robado es hallado en su posesión, tanto un buey o un asno o una oveja vivos, pagará el doble. (3ER DÍA / ALIÁ) 4 Si un hombre deja que el ganado devore un campo o un viñedo, tanto si dejó libre a su ganado o si lo pastoreó en un campo ajeno, de lo mejor de su campo y de lo mejor de su viñedo pagará. 5 Si un fuego avanzare, hallando espinas, y una pila de granos o una cosecha o un campo inactivo se consumieren, el que encendió el fuego pagará indemnización. 6 Si un hombre diere en custodia dinero o vasijas a su prójimo y éste fuere robado de la casa del hombre, si el ladrón es hallado pagará el doble. 7 Si el ladrón no es hallado, entonces el dueño de casa se acercará al tribunal jurando que no ha puesto manos sobre la propiedad de su prójimo. 8 En cualquier caso de deshonestidad, ya sea que se trate de un buey, un asno, una oveja, o una prenda de vestir, acerca de todo objeto perdido del que diga «¡Es éste!», al tribunal llegarán los reclamos de ambos. Aquel al cual el tribunal halle culpable, pagará el doble a su prójimo. 9 Si un hombre diere en custodia su asno o buey u oveja o cualquier animal, y muriera o se quebrara, o fuera robado, y no hay de ello testigo ocular; 10 habrá un juramento de El Eterno entre ambos, de que no puso manos sobre la propiedad de su prójimo; el dueño lo aceptará y no pagará. 11 Si fuera robado de él, pagará a sus dueños. 12 Si fuera despedazado, presentará un testigo; por un animal despedazado no debe pagar. 13 Si un hombre pidiere prestado a su prójimo (un animal) y se quebrara o muriera, ciertamente pagará indemnización siempre y cuando el dueño no esté con él. 14 Si su dueño está con él, no pagará indemnización. Si lo alquilaba, fue en recompensa por su alquiler. 15 Si un hombre seduce a una mujer virgen que no estaba comprometida y yace con ella, le dará contrato de matrimonio como esposa. 16 Si el padre de ella se niega a entregársela, pesará plata de acuerdo con el contrato de matrimonio de las vírgenes. 17 No permitirás que viva la hechicera. 18 Todo el que yace con un animal, ciertamente será condenado a muerte. 19 El que traiga ofrendas a los dioses será condenado a muerte: ¡únicamente a El Eterno! 20 No acosarás ni oprimirás al extranjero, pues extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. 21 No afligiréis a la viuda ni al huérfano. 22 Si osáis causarle aflicción, y clamare ante Mí, ciertamente oiré su clamor. 23 Mi ira se encenderá y os mataré por la espada, y vuestras mujeres serán viudas y vuestros hijos, huérfanos. 24 Cuando prestes dinero a Mi pueblo, con el pobre que está junto a ti no actúes como acreedor, no le exijas interés. 25 Si tomas la ropa de tu prójimo como objeto de prenda, hasta la puesta del sol se la devolverás. 26 Porque ésa es su única vestimenta; es su ropa para su piel, ¿con qué se acostará?, y será que si clamare ante Mí, escucharé, pues Yo soy compasivo. (4º DÍA / ALIÁ) 27 A los jueces no injuriarás, y no maldecirás al líder de tu pueblo. 28 No postergarás tus ofrendas de los productos recién madurados ni tus ofrendas agrícolas; el primogénito de tus hijos lo presentarás ante Mí. 29 Lo mismo harás con tu buey, tus ovejas; durante siete días estará con su madre y al octavo día lo presentarás ante Mí. 30 Personas santas seréis para Mí; no comeréis la carne de un animal que fue despedazado en el campo; al perro se la arrojaréis. 23 - 1 No aceptarás informes falsos, no extenderás tu mano con el malvado para ser testigo sobornable. 2 No sigas a la mayoría para mal; y no respondas a un agravio haciendo que la mayoría pervierta la ley. 3 No favorezcas al pobre en su aflicción. 4 Si encuentras un buey o un asno de tu enemigo vagando, se lo retornarás una y otra vez. 5 Si ves el asno de alguien a quien odias, doblado por su carga, ¿acaso te negarás a ayudarlo? Una y otra vez lo ayudarás. (5º DÍA / ALIÁ) 6 No pervertirás el juicio de tu pobre en su litigio. 7 Aléjate de las palabras falsas; no ejecutes al inocente o al justo, pues no justificaré al malvado. 8 No aceptes soborno, pues el soborno ciega a los sabios y corrompe las palabras que son justas. 9 No oprimas al extranjero; vosotros conocéis el alma del extranjero, pues extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. 10 Seis años sembrarás tu tierra y recogerás su cosecha. 11 Y al séptimo, la dejarás sin trabajar y sin cosechar, y los pobres de tu pueblo comerán y los animales del campo comerán lo que quede; lo mismo harás con tu viñedo y tu huerto de olivos. 12 Seis días harás tus actividades, y al séptimo día cesarás, para que tu buey y tu asno descansen y el hijo de tu sirvienta y el residente recobren fuerzas. 13 Ten cuidado en lo referente a todo lo que te he dicho. El nombre de dioses extraños no mencionarás; que no se oiga de tu boca. 14 Tres Fiestas de Peregrinación celebrarás para Mí durante el año. 15 Observarás la Fiesta de las Matzot; siete días comerás matzot, tal como te he ordenado, en el momento designado del mes de la primavera, pues en él te fuiste de Egipto; no te dejarás ver ante Mí con las manos vacías. 16 Y la Fiesta de la Cosecha de los primeros frutos de tu labor que siembras en el campo; y la Fiesta de la Recolección, al final del año, cuando recolectas tu trabajo del campo. 17 Tres veces durante el año aparecerán todos tus hombres ante el Señor, El Eterno. 18 No ofrecerás la sangre de Mi ofrenda festiva sobre pan leudado; ni la grasa de Mi ofrenda festiva quedará de la noche a la mañana. 19 Lo más selecto de los primeros frutos de tu tierra traerás a la Casa de El Eterno, tu Dios; no cocerás al cabrito en la leche de su madre. (6º DÍA / ALIÁ) 20 ¡He aquí que envío un ángel ante ti para que te proteja en el camino, y te traiga al lugar que he preparado! 21 Ten cuidado de él, escucha su voz, no te rebeles contra él, pues él no te perdonará tu desobediencia, pues Mi Nombre está dentro de él. 22 Pues si escuchas su voz y cumples lo que te diré, entonces Yo seré el enemigo de tus enemigos y perseguiré a los que te persigan. 23 Pues Mi ángel irá ante ti y te traerá al amorreo, al jeteo, al perizeo, al cananeo, al jiveo y al iebuseo, y yo los aniquilaré. 24 No os postréis ante sus dioses, ni los adoréis, ni actuéis de acuerdo con sus prácticas; más bien, los destruiréis y haréis polvo sus pilares. 25 Adoraréis a El Eterno, vuestro Dios, y Él bendecirá vuestro pan y vuestra agua, y quitará la enfermedad de entre vosotros. (7º DÍA / ALIÁ) 26 No habrá mujer que pierda sus pequeños o que sea infértil en la tierra; colmaré la cantidad de tus días. 27 Enviaré Mi temor ante ti y aturdiré a todo pueblo al que llegaréis; y haré que todos tus enemigos te den la nuca. 28 Enviaré un enjambre de avispas delante de ti y expulsará al jiveo, al cananeo, y al jeteo de ante ti. 29 No los expulsaré de ti en un solo año, para que la Tierra no quede desolada y los animales del campo no se multipliquen contra ti. 30 Poco a poco los expulsaré de ti, hasta que fructifiques y hagas de la Tierra tu heredad. 31 Estableceré tu frontera desde el Mar Rojo hasta el Mar de los Filisteos, y desde el Desierto hasta el Río, pues entregaré a los habitantes de la tierra en vuestras manos y vosotros los expulsaréis de ante vosotros. 32 No estableceréis pacto con ellos ni con sus dioses. 33 Ellos no habitarán en vuestra Tierra, para que no os hagan pecar contra Mí, adorando vosotros a sus dioses, pues será una trampa para vosotros. 24 - 1 A Moshé (Moisés) Él le dijo: «Asciende a El Eterno, tú, Aarón, Nadab y Abihú, y setenta ancianos de Israel, y os postraréis a la distancia. 2 Y solo Moshé (Moisés) se acercará a El Eterno, mas ellos no se acercarán y el pueblo no ascenderá con él». 3 Moshé (Moisés) vino y le dijo al pueblo todas las palabras de El Eterno y todas las ordenanzas, y todo el pueblo respondió al unísono y dijo: «Todas las palabras que El Eterno ha pronunciado, lo haremos». 4 Moshé (Moisés) escribió todas las palabras de El Eterno. Se levantó temprano a la mañana y construyó un altar al pie de la montaña, y doce pilares por las doce tribus de Israel. 5 Envió a los jóvenes de los Hijos de Israel y ellos elevaron ofrendas ígneas y sacrificaron toros a El Eterno como ofrendas pacíficas. 6 Moshé (Moisés) tomó la mitad de la sangre y la colocó en vasijas, y la otra mitad la arrojó sobre el altar. 7 Tomó el Libro del Pacto y lo leyó a oídos del pueblo, y ellos dijeron: «Todo lo que ha dicho El Eterno ¡lo haremos y lo obedeceremos!». 8 Moshé (Moisés) tomó la sangre y la arrojó sobre el pueblo, y dijo: «He aquí la sangre del pacto que El Eterno ha establecido con vosotros en relación con todas estas palabras». 9 Moshé (Moisés), Aarón, Nadab y Abihú, y setenta ancianos de Israel ascendieron. 10 Tuvieron una visión del Dios de Israel, y bajo Sus pies había como un embaldosado de zafiro, y era como la esencia del cielo en pureza. 11 Contra los grandes de los Hijos de Israel Él no extendió Su mano: ellos contemplaron a Dios, comieron y bebieron. 12 El Eterno le dijo a Moshé (Moisés): «Sube hasta Mí a la montaña y permanece allí, y Yo te daré las Tablas de piedra y la enseñanza y el precepto que he escrito, para enseñárselos». 13 Moshé (Moisés) se paró junto a Ioshúa (Josué), su sirviente; y Moshé (Moisés) ascendió a la Montaña de Dios. 14 A los ancianos les dijo: «Aguardadnos aquí hasta que retornemos con vosotros. He aquí a Aarón y a Jur, con vosotros; todo el que tenga algún problema deberá acercarse a ellos». (MAFTIR) 15 Moshé (Moisés) ascendió a la montaña y la nube cubrió la montaña. 16 La gloria de El Eterno se posó sobre el Monte de Sinaí, y la nube lo cubrió durante seis días. Él llamó a Moshé (Moisés) al séptimo día de en medio de la nube. 17 La aparición de la gloria de El Eterno ante los ojos de los Hijos de Israel era como un fuego consumidor sobre la cima de la montaña. 18 Moshé (Moisés) llegó en medio de la nube y ascendió a la montaña; y Moshé (Moisés) estuvo en la montaña durante cuarenta días y cuarenta noches. ¯¯¯¯¯¯¯