Torah para Vivir

Torah para Vivir

19 jul. 2010

Súplica por un poco de Luz



BS"D

A veces, HaShem, la oscuridad me resulta tan eterna, y entonces ruego, Te ruego por una fugaz lucecita que ilumine un poco el camino. Solo “saber” Tu Presencia, me permite seguir remando a ciegas, sólo “saber” que Tú velas por mí, me permite seguir en los días negros y desolados, porque en definitiva, sé que me cuidas para que no desmaye. Sé que me sostienes para que no me rinda cuando el desierto aprisiona mi garganta hasta mis límites más profundos.
Vela por mí, Eterno, sé que tengo mucho que aprender, muchas vanidades que arrojar de mí y muchas humildades que conquistar, pero Tenme piedad. Envíame ese chispazo, ese pequeño relámpago que me haga sentir liberada, (aunque sea por un instante), de mi propia falta de luz.
Permíteme aferrarme del borde de tu manto, para cubrirme en esta noche que se me ha hecho tan fría y tan larga...
¿Cómo sabré que esperas de mí? Acaríciame la cabeza y dame toda la sabiduría que yo pueda soportar.
Siento que Tu amor golpea las puertas de mi alma y de mi cuerpo, y yo corro por todos mis rincones, desesperada, buscando las llaves de mis cerrojos.
Si tan solo pudiera amarTe como Tú me amas...
Espérame mucho, pues estoy aquí, viva, gritando desde mis profundidades, para derrumbar los muros que he construido con mis necedades y mis cegueras.
Solo con Tu ayuda lo lograré, sé que lograré burlar la astucia de mis barreras, y el engaño de mis distracciones, que quemaré las sogas que me sujetan al abismo, elevándome por sobre mis dificultades; y entonces Te alcanzaré, me abrazaré a Ti para nunca más soltarte, con todas mis fuerzas, con toda mi alma, y con todo mi corazón.
Tu novia
Tu amada
Tu pueblo

Patriicia (Dvorah)