Torah para Vivir

Torah para Vivir

25 jun. 2014

Pacifista o Traidor?

Por el retorno de Eyal, Naftalí y Gilad, sanos y salvos a sus respectivos hogares.
# Bring Back Our Boys


Por qué una parte de la población israelí abanderada como “izquierdista” son tan anti-judíos y anti-sionistas?
Para muchos de nosotros es algo imposible de digerir. Nos produce un gran cortocircuito tanto en nuestra mente como en nuestro nuestro corazón, la propuesta de vida que estos grupos quieren imponernos a los gritos.
No podemos entender por qué boicotean a nuestro país, a nuestra población, a nuestros soldados, a nuestro presente, a nuestra memoria nacional y a nuestro futuro.
Se erigen como protectores de los derechos humanos de las minorías, cuando esas minorías que ellos intentan justificar, sueñan con la aniquilación y la destrucción del pueblo judío todo!
Hay escuelas en Israel, escuelas para israelíes, donde se enseña el Corán y no se habla ni una palabra de Tanaj... Quién pudo haber diseñado un programa de estudios semejante? Un amigo?
Esta mentalidad y política autodestructiva, permite la libre expresión de, disculpen el término, una “yegua” (pido perdón a los equinos) que insolente y soez, se para en la explanada de Iad VaShem para vociferar groserías sobre el holocausto!
Permite que una parlamentaria justifique los secuestros de nuestros niños, como la lucha auténtica por los derechos de los secuestradores!
Hacen lo posible para que la política israelí se arrastre de rodillas, sobre cada centímetro de nuestra herencia y difunden en todo el mundo, la idea absurda y perversa de que Israel/Jerusalem no nos pertenece por derecho propio.
Muchos llaman a esta mafia pacifista, traidores y con razón.
Pero qué los mueve?
Acaso, si un judío despojado de su casa en Polonia en la época del nazismo, regresara a recobrar su propiedad, y desalojara a los intrusos que usurparon su hogar, lo llamarían colonizador? Invasor?
Se puede ser tan cínico?
Qué les sucede a estos judíos que no pueden conectar nuestra realidad actual con nuestro origen como pueblo, con nuestra identidad indivisa con la tierra de Israel?
Por qué se alían en sus discursos, a quienes quieren destruirnos pero continúan viviendo entre nosotros, un país democrático y tolerante con los disidentes?
Por qué no se retiran a vivir con quienes ellos tanto defienden, comienzan a hablar desde su lugar de "pertenencia"?
Si son misioneros de la paz, por qué no se van a convivir en paz con quienes ellos tanto intentan proteger?
 Por qué no hacen de su lucha algo verdadero y se establecen en Gaza, o Nablus, o donde mejor les parezca?
Por qué?


Hace poco ví un video de TED, donde un joven científico mostraba como algunos insectos se vuelven suicidas o violentos contra especies amigables, porque parásitos han  infectado su “cerebro”, haciéndolos actuar en contra de su propia naturaleza.
Es posible imaginar que un parásito ha invadido la mente de estos judíos que quieren la autodestrucción de nuestro pueblo?
Porque, si es probable que un parásito físico pueda destruir la verdadera voluntad de un insecto (vivir), quiere decir que también es probable que exista un parásito mental, emocional, espiritual que modifique la voluntad de los humanos para su propio mal...
Tal vez se trata de un parásito sociópata, que carcome el cerebro y la voluntad esencial de una masa de individuos, volviéndolos como zombies, con apariencia de estar vivo, pero muerto para su propósito como ser humano, y en este caso específico, peligroso para el resto del pueblo, del pueblo de Israel...


Existe un síndrome, el síndrome de Estocolmo, se puede leer sobre él en Wikipedia.
Es un fenómeno en el que la víctima de una violencia psíquica, emocional o física, se vuelve leal a quién lo haya dañado. 
La víctima defiende y protege al agresor, a su propio victimario.
Creo que este sídrome, es el fenómeno que a muchos judíos nos deja perplejos y nos paraliza, nos resulta incomprensible!
Ver y escuchar como judíos defienden con uñas y dientes a quienes niegan nuestro derecho a la Tierra de Israel...
Ver y escuchar a judíos que defienden a quienes nos quieren aniquilar...
Debemos reconocer que están enfermos. Que si aún no han muerto del todo, de todos modos, quieren empujar al pueblo judío al suicidio.
Para mi modesto entender, no es una cuestión política, es una cuestión de salud mental. 
Y hay muchos que aún podrían llegar a curarse, puede ser que ocurra, pero hasta entonces, creo que sería conveniente desenmascarar abiertamente a estos entregadores, a aquellos líderes que sus cerebros han sido fagocitados por el parásito del odio a sí mismos, a sus hermanos y a sus ancestros y que trabajan día y noche para favorecer los planes de autodestrucción.
Y no estoy hablando de los que reciben grandes premios económicos y financieros por esta traición, esos deben ser investigados hasta comprobar el soborno.
Me refiero a estos fanáticos que trabajan gratuitamente para la desmoralización y desestabilización de Israel, Di-s no lo permita.

He conocido gente de izquierda, que dió su vida por construir el Estado de Israel, y luego, pasados los años, su valentía se pudríó en infinitos argumentos para justificar conceder al enemigo todo lo que éste exigiera, aunque este ceder demoliera de un mazazo, años de lucha y sacrificios entregados al ideal nacional.
 Esa gente, vive en una doble mentira, se han traicionado, renunciando a todo lo que los movilizó para vivir y luchar por un Estado Judío y se traicionan al no reconocer, que el enemigo ha crecido gracias a nuestras claudicaciones y que en lugar de conseguir la paz tan preciada, lo único que trajeron esas infantiles ansias de ser vistos como los “buenos ciudadanos del mundo civilizado", es más ataques, terrorismo, bombas, secuestros, muertes y más dolor.

Ruego a Di-s, que abramos los ojos, para darnos cuenta que aquellos que hablan de nuestro reestablecimiento en Yehuda y Shomrom como un acto de invasión y conquista en Cisjordania, son personas infectadas psicológica y emocionalmente por un desequilibrio que se manifiesta atacando a quienes, por herencia e historia, somos los legítimos dueños de nuestra tierra.

Es hora de investigar a todos los que hacen apología del delito, justificando los actos terroristas como una manera legal de lucha por la independencia.
Ya han tenido su hora con Oslo, Gush Katif y otras claudicaciones unilaterales.
Han fallado. 
El camino de ellos, la patética propuesta de estos grupos, sólo ha conseguido más ataques a Israel y a nuestra gente. Di-s nos proteja.
Ahora es el momento de pararnos sobre nuestros pies, erguirnos firmemente sobre la tierra que nos pertenece y enfrentar a aquellos que nos quieren  hacer caer frente al enemigo exterior.
Nuestros enemigos internos, son simples traidores con aires de intelectuales y progresistas. 
Que quede claro que ellos NO representan ni reflejan la verdadera voluntad de nuestro pueblo que es y será eternamente: 
AM ISRAEL JAI, en nuestra propia tierra, en Eretz Israel.



Patriicia Deborah Starkloff