Torah para Vivir

Torah para Vivir

27 mar. 2014

Misioneros, tengo malas noticias para Uds...


He conocido muy de cerca la desesperación de los manipuladores que no pueden soportar que otros piensen, actúen y vivan diferente a lo que ellos esgrimen como “la verdad".
Son capaces de cualquier tipo de artimañas para cazar inocentes, y no tienen escrúpulo alguno, con tal de doblegar a los que ellos consideran "sus rebeldes enemigos".
Ensucian el nombre Divino, abanderándose como salvadores del hombre, cuando lo que en realidad los mueve, es la pulsión por salir “vencedores” y no les importa si para lograr este título, deben someter al otro u obligar al prójimo a reconocer de cualquier manera que su verdad es “la verdadera y la única".

Como cualquier conquistador, la Inquisición de antaño y la Sharia de ahora, son un claro ejemplo de la intolerancia de las doctrinas retrógradas y autoritarias, que sienten un gran odio por todo aquel que quiere seguir su propio y único camino de fe.

Salta a mi vista esa compulsión enfermiza que sienten estos misioneros, los conozco muy bien, porque lo he padecido en mi propia vida, ese deseo suyo de perseguir y tratar de intimidar bajo cualquier medio, a cualquier persona que amenace con ser capaz de expresar sus valores espirituales sin temor.

Parecen valientes, pero no lo son, sus insistentes y pegajosas invasiones a sitios donde se expresa una opinión contraria a la de ellos, sus modos verborrágicos, argumentando y argumentando hasta el hartazgo con datos premeditadamente mentirosos, y su robo de material ajeno, para desfigurarlo e incrustar su doctrina fraudulenta, sólo habla de su gran debilidad y su carencia de una verdadera sabiduría.

Toda esta actitud de violencia de palabras y de intentar violar el libre albedrío de cualquier ser humano que elija un sendero espiritual distinto al de ellos, solo es una muestra de cuan falta de sustento real tienen sus creencias. 
Porque... la ecuación es simple, si alguien encontró la VERDAD DIVINA, no sería lógico pensar que su luminosa presencia, sería suficientemente motivadora para las “almas perdidas”?

Si estos obsesivos por controlar la fe ajena, fuesen los verdaderos dueños de la Verdad, no sería lógico, (suponiendo que sus afirmaciones fueran ciertas), que no tuvieran ninguna necesidad de convencer a nadie de nada?

No sería todo su accionar una invitación a seguir por ese mismo camino que ellos transitan?

Entonces por qué esa furiosa enfermedad por conseguir adeptos?

Conozco a estos especímenes, que toman videos de otras creencias (especialmente de aquellos que enseñan Torah) para desprestigiarlos con sus vomitivas ediciones...

No soportan que alguien diga: “que cada quién crea en lo que le parece”, quieren escuchar “sí, Wana, dónde hay que bajar la cabeza y dar el diezmo?”

En fin.. Tienen el tiempo contado, el cerdo conoce el momento en que será sacrificado, por eso grita, porque no ha podido transformar su propia vida en un ejemplo digno de ser imitado, y su fin, como el fin de cualquier mentira, está al llegar...

Estos misioneros, sean de la rama que sean, llamen a su mesías como lo llamen, disfrazados o no, con nombres falsos en hebreo o no, están yendo directamente al Gehenóm.
No, no es aquel lugar caluroso dirigido por un jefe vestido de rojo con un tridente en la mano y una carcajada estereotipada en la garganta...
Este Gehenóm es el fuego de la vergüenza, esa vergüenza que va a consumir a cada uno de estos taladradores de cabezas, por todas las mentiras que han dicho y por todas las maniobras para forzar a creer a los ingenuos...


...Sí, ya sé, es una mala noticia para Uds. muchachos...
El verdadero Pueblo de Israel, el Pueblo Judío, el Pueblo Hebreo, el Pueblo Elegido, es eterno y ha salido de Mitzraim no una, sino infinitas veces y como enseña nuestra Torah Kdoshá, una y otra vez, el Santo Bendito Es, el Todopoderoso que nos salvó en aquel entonces de las manos del opresor y lo dejó sin poder y sin futuro, hoy volverá a salvarnos de todos Uds., nuestros enemigos sanguijuelas...

Por supuesto que no solamente a nosotros, los verdaderos judíos, nos han colmado la paciencia, también han molestado suficiente a todas las personas de las naciones del mundo que quieren revelar la Chispa Divina que habita en su interior sin que Uds. salten sobre ellos para adueñarse de toda esa energía...

Mi humilde consejo: En lugar de tratar de apagar la luz que irradiamos los que estamos apegados al Eterno con nuestro corazón y que vamos andando a nuestro ritmo siguiendo la Voz de Di-s que nos habita, por qué no se ocupan en rescatar vuestra alma dentro de la oscuridad en la que están sumergidos? Porque seguramente a causa de tanto trabajo como mercenarios del mal, ella se debe sentir socavada y a punto de morir...

Pesaj kasher veSameaj!

Patriicia Deborah

1 comentario:

Lino Vazquez A. dijo...

Baruj Atá Adonai Elohenu Melej Haolam!

Mi madre y yo estudiamos la bendita y eterna Torá de Hashem Hakadosh Baruj Hu, desde hace aproximadamente 3 años. Y las múltiples bendiciones inmerecidas de Adonai recibidas en nuestra familia de Su parte, desde que celebramos el Shabat, nos han acercado cada día más al Eterno.
No somos judíos, pero nuestro corazón, mente, alma y cuerpo físico viven apegados a Hashem, y el contenido de este artículo, nos ha parecido sumamente interesante, investido de toda lógica y verdad, ya que nosotros desde nuestro nacimiento, por desgracia conocimos y vivimos dentro de la falsa religión de las mayorías: el catolicismo romano; posteriormente incursionamos en el cristianismo, donde tristemente comprobamos que este conserva aún muchas doctrinas falsas provenientes de la cruel, dominante y sanguinaria Roma.
Sin embargo, quisiera expresar con todo respeto a usted y lo que expone en este bendito blog, magnífico,que aquellos hijos de Abraham, aquellos auténticos israelitas que decidan por sí mismos aceptar y seguir, en algún punto de sus vidas, las enseñanzas de Jesucristo, Yoshua o Jeshua (como se le conozca), sin dejar de observar y cumplir con las Mitzvot y la Torá misma a la que están obligados por su naturaleza hebrea, es tan válido como aquellos judíos que deciden NO creer en Jesucristo como el Masiah de sus vidas y continuar esperando la tan anhelada llegada de Él.
Es decir, estoy completamente de acuerdo con usted en que No ES VÁLIDO hacer obra de proselitismo a favor de que los hijos de Yacob se conviertan al cristianismo a como de lugar; pero tampoco se les debe impedir o tratar de convencer por todos los medios posibles, que no "renuncien" a su postura Mosaica como judíos legítimos y abracen parte o toda la corriente cristiana como tal, porque esta también sería obra proselitista y caeríamos exactamente en lo mismo: tratar de convencer o persuadir a otros de nuestra propia verdad.
Más bien que cada alma libre y autodeterminada decida por sí misma qué camino desea seguir en su vida: hacía la derecha, hacía la izquierda; o bien quedarse en el centro, tomando lo mejor de ambas, como es nuestro caso; dado que a nosotros nadie, absolutamente nadie nos condujo al judaísmo ni mucho menos nos reveló la Torá y su contenido. Fue Elohim particularmente quien, moviendo los asuntos de forma sorprendente,
así lo dispuso para Su gloria.
Si Hakadosh Baruj Hu no nos obliga a seguirlo o servirlo, sólo nos invita atenta y cordialmente a hacerlo, a judíos y no judíos por igual, quiénes somos todos nosotros para tomarnos esa atribución que de ninguna manera nos corresponde?!


Shalom


Lino Vázquez
Cd. de México, México.