Torah para Vivir

Torah para Vivir

30 dic. 2012

En esta tarde gris...

BS"D


Para poder transitar este mundo y cumplir una misión, su misión particular, el Alma Divina, llega envuelta en un cuerpo. 
El cuerpo y el Alma Divina, deberían entonces asociarse y trabajar juntos para lograr esa tarea...
Pero muchas veces este matrimonio conformado por  espíritu y  materia, en lugar de amarse y colaborar, se vuelven enemigos, cada uno con su voluntad, tironeando hacia su propio deseo...
El cuerpo debería entender que él es un vehículo y que sólo el Alma conoce el camino y el lugar de llegada...
El Alma debería saber que el cuerpo necesita atención y alimento y que debe escuchar también sus sugerencias...
Y a veces... en esas tardes grises, cuando nos sentimos quebrados, nuestro cuerpo añora esa guía que muchas veces rechazó y abandonó para perseguir urgencias pasajeras.... Y el Alma, que sin el cuerpo, no puede concretar su tarea en este mundo, llora y clama el dolor por este amordifícil y esta fidelidad no correspondida...
Tal vez debiéramos detenernos y escuchar con sensibilidad, ese Alma que gime en nuestro interior y en un renovado gesto de entrega, intentar vivir una vida donde cuerpo y Alma, espíritu y materia se abracen en una sóla voz, en una sóla voluntad, la voluntad del Creador...