Torah para Vivir

Torah para Vivir

30 jul. 2012

Carta a los Jóvenes (texto de mi esposo)

BS"D Queridos Amigos Shalom UBrajá para todos! Quiero compartir un texto que escribió mi esposo, Abraham Itzjok (Sergio) Starkloff, para los jóvenes (12 a 99 años) de esta generación Gracias Desde Giv'at Zeev, Israel.
de La Pampa a Jerusalem viernes, 29 de junio de 2012 Carta a los jóvenes (Rev 0) En ocasión del cumpleaños de mi hija, quiero tomar algo que aprendí en un curso / charla de Rab Iehuda P. para dar un mensaje a mi hija, y a los jóvenes en general. Valga una introducción, antes de pasar al mensaje en sí, el cual puede leer todo joven, desde los 12 o 13, hasta los 99 años, de cualquier credo y nacionalidad. Los mayores tienden a decir que “todo tiempo pasado fue mejor”... Yo no creo que sea así Pero no porque “ah.. entonces este tiempo es mejor”... No... tampoco. Creo que, simplemente no se pueden comparar, así como no se puede comparar un bonito paisaje con un pollo al horno con papas fritas... son cosas completamente diferentes. En el caso de “los tiempos”, entiendo que cada tiempo tiene su contexto determinado, el desafío que le es propio, que, por supuesto, Di-s da las herramientas para enfrentar ese desafío, se las da a la generación que también es la adecuada para vérselas con ese desafío y todo... “sigue de acuerdo al plan”... ¿Qué plan? Su plan, el plan del creador de todo, por supuesto. Confieso que, muchas veces, es difícil de ver que sea así, es decir, ver que hay un plan, un plan con final feliz, y que vamos hacia ese final feliz... Pero así es... y eso es parte del desafío de cada tiempo Y así es la regla desde el comienzo de los tiempos: “... y fue la noche... y fue al dia...”... no viene el dia, sin la noche que lo preceda (y hay quien dice que la oscuridad se intensifica, justo antes que comience el dia). Los jóvenes de esta generación tienen (tenemos!) un desafío enorme sobre las espaldas.. y (por supuesto.. junto con eso...) una gran responsabilidad; el desafío que trajo esta generación, es el vacío más tenebroso de creencias e ideales de todos los tiempos. Antiguamente, el mundo estaba “encantado” (parafraseando una expresión de un libro que leí alguna vez [1]), en el sentido de que se reconocía la presencia y dirección, de una entidad, de una dimensión que excedía el mundo material. Luego vino un deslumbramiento con la ciencia de los hombres, el avance de una técnica que nos liberaba de las limitaciones naturales que habían condicionado nuestras vidas durante tantos siglos... así, se crearon máquinas que podían fabricar en una hora lo que un artesano tardaba varios dias, vehículos para transportarnos distancias que antes llevaban años (para los que se atrevían a semejante aventura), luz!! para librarnos de la limitación de la oscuridad... … y pensamos que esa técnica nos iba a liberar también del “pesado yugo” de la limitación que significa que haya un patrón del mundo que nos dicta lo que tenemos que hacer... pero junto con eso... nos quedamos sin el sentido mismo de la vida... Al comienzo de la época de tecnificación, hubo tantos problemas sociales por la concentración de capitales, la explotación de las personas (que, lejos de liberarse, caían víctimas de esa gran máquina que, al final del cuento... liberaba sólo a unos pocos... ), que toda la sed del alma por darle sentido a la vida, se canalizó por ideales de liberación, justicia social, etc, etc y así, el mundo fue testigo de distintas revoluciones, al punto de ponerse en marcha laboratorios sociales gigantescos como fue el del comunismo, impulsados por distintas “teorías” sociales y económicas. Pasada esa época, llegamos a ésta época actual... la época del gran vacío... el despojarnos de las creencias que nos “condicionaban y limitaban”, nos dejaron al borde del abismo... somos como un chico de 5 años que se enojó con los padres que no lo dejaban hacer lo que quería y se fue de la casa.... y ahora está solo, perdido y espantado... no sabe qué hacer... ni siquiera sabe qué quiere hacer.... Por supuesto que ese vacío es aprovechado por todo tipo de industrias de la diversión, el confort y la “comunicación”. Una persona ahorra mucho (en el mejor de los casos) para comprar un super teléfono con el que pueda hablar con 5 personas al mismo tiempo (de qué?) y sacarle fotos a uno y mandárselas al otro... Todo eso nos mete en la vorágine de la necesidad (necesidad?) de más dinero cada vez y, así... somos parte de un gran engranaje que trabaja y trabaja... para nada... El joven, naturalmente, cuando empieza a tomar las riendas de su propia vida, pasa por una especie de embriaguez de lozanía y fuerza en la cual cree que tiene todo el tiempo del mundo, que todo lo puede hacer, puede conocer todos los lugares, desempeñar todos los personajes de la obra, jugar a todos los deportes, comerse todas las comidas, experimentar todas las experiencias... a algunos, les dura bastante tiempo esa "curda". En algún momento de la vida... (ojalá que suceda... y cuanto antes, mejor...) nos vamos a preguntar “¿para qué todo ésto?” y, en ese momento, estaremos obligados a buscar una respuesta... Que Di-s ayude a cada uno y uno a que, en ese momento, tenga opción de recuperar el tiempo que no invirtió como, luego, se da cuenta, que debiera haber invertido. Mientras ese momento llega, mi mensaje a los jóvenes... a todos los jóvenes... es que, en algún momento... en las vacaciones... cuando no tengan ganas de salir... cuando llueva o haga frío... se sienten sólos y se pregunten... "¿qué es lo importante para mí (realmente)?" (escuché del Rab Noaj Weinberg, z"l que "hasta que uno no sabe por qué está dispuesto a morir, no sabe para qué vive") A veces es difícil responder esa pregunta... sobre todo cuando no se la preguntó antes, o se conocen pocas opciones para una posible respuesta... Una pregunta opcional (y complementaria a la anterior) es "¿a quién admiro?" Identificada esa persona, objeto de nuestra admiración.. la pregunta que sigue (obligatoriamente) es: "¿por qué?" La idea es analizar si es un “ídolo de barro”, alguien impuesto por la TV, la fama o el deporte, o es alguien con quien me identifico íntimamente, que siento que mi alma me señala que ese es el rumbo a seguir, que quiero seguir identificándome con alguien así y emularlo, aprender de él y seguir el camino que él traza (hasta que, por supuesto, yo pueda caminar solo). A veces esa persona está viva.. a veces ya se fue pero tenemos acceso a sus obras.. Todavía no mencioné el concepto que aprendí en el curso de Rab P.; él traía de los sabios que, de los tres patriarcas del judaísmo, Abraham, Itzjak y Iaakov, Abraham es la "briá" la creación, él nos da la fuerza y el ímpetu para avanzar... pero Itzjak nos da el "tajlit" la dirección, el destino al cual hay que ir (y, si no recuerdo mal, Iaakov es el camino que los une) Es decir que, por un lado, Abraham nos "empuja" y, por otro, Itzjak nos "tira".. El tema es que, cuando alguien nos empuja, si torcemos el volante, nos podemos desviar, e ir a cualquier lado.. y nos siguen empujando con la misma fuerza.. sólo que estamos yendo hacia cualquier lado !! Pero cuando alguien nos tira, podemos desviarnos un poco hacia acá o hacia allá, pero el destino va a ser siempre el mismo... que no es sino, el origen de la fuerza de tracción... porque nos están tirando desde el mismo lugar al que tenemos que ir... con lo cual, llegaremos un poco desde el Sur Este o desde el Sur Oeste, pero cuando la soga se acorte hasta terminarse... vamos a estar en el punto al que teníamos que llegar En el curso de referencia, el Rab P. dijo que el Zohar [2] trae que la palabra Itzjak, se divide en "Ketz Jai", algo así como "el fin de la vida" (fin como extremo o destino, no como que se termina y no hay más). La instancia esencial en la vida de Izjak es el (mal llamado) "sacrificio", en el cual él "comienza por el fin", para decirlo de algún modo, ya que el sacrificio (en hebreo "korbán" que viene de "lekareb" acercarse) es la máxima cercanía con El creador y hacia ahí él va, sólo que él ya comienza desde ahí y de alguna manera, ya está ahí. También podemos decir que cuando uno va hacia algún lugar, en cierto modo, ya está en ese lugar, con el pensamiento por un lado, con la acción misma de estar caminando... [3] El consejo entonces es, elegir un destino, elegir un modelo a seguir, recordarlo y apegarse a él... con honestidad y con toda la fuerza (apegarse a él, significa que pensemos, en cada situación, si nos acerca o nos aleja del objetivo propuesto... valga el ejemplo burdo, si decido hacer dieta y me convidan un chocolate...) Cuando uno tiene claro adonde va... "casi automáticamente (sólo casi)", las acciones se van alineando con el objetivo... Veamos un par de ejemplos prácticos... (contra-ejemplos, en realidad) 1) Carrera Después de mucho meditar y cavilar, Juan llega a la conclusión de que se quiere dedicar a la música, que eso es lo que hace vibrar su alma, que tiene talento y que con eso va a estar "realizado" OK, qué hace, entonces? se anota en la carrera de Medicina o de Ingeniería en Sistemas... 6 años o más... decenas de miles de horas de estudio... ¿Qué pasó.?!! ¿Qué tiene que ver la Medicina con la música? "no... lo que pasa es que los médicos ganan plata y los músicos no" (probablemente el padre le dijo eso) "entonces, primero estudio medicina y luego, cuando tenga plata, estudio música... Además... música siempre puedo tocar como un hobby" 2) Matrimonio Ángel tiene fecha de casamiento para dentro de 2 meses... ya salío 3 años con su novia, "la conoce bien", se lleva muy bien.. y cree que va a ser un matrimonio muy exitoso.. Llega el sábado a la noche y se va a bailar... solo... ¿Qué hacés? Lo único que podés encontrar ahí son problemas, cosas que te distraigan (en el mejor de los casos) del rumbo que elegiste !! "no... nada que ver.. es sólo una canita al aire antes de meterme en la jaula.." En estos casos... o el rumbo elegido no está bien pensado o la persona es irresponsable consigo mismo (y más, todavía, con los otros que puedan estar involucrados) Hay que elegir un rumbo y hay que seguirlo... De esa manera.. cuando llegue el momento de las preguntas... uno va a tener qué responder... y va a sentir que, el tiempo pasado, fue invertido en el lugar correcto. Sólo un detalle más... Bien podría preguntar un preguntador... "¿qué modelo puede elegir un chico, de 16 o 18 años? y mucho menos si tiene 15 o 13...?" Yo me animo a responder a eso de la siguiente manera... (3 respuestas diferentes / complementarias) A) En primer lugar, ese chico es una alma divina... que tiene más años que 13 o 15 o 18... y si él hace silencio y deja a su alma hablar... seguramente la respuesta va a ser la correcta. B) Es cierto que su propia inexperiencia y desconocimento es un obstáculo para elegir el mejor destino, pero el "kivun" (la direeción) va a ser correcta y las correcciones (que las va a haber), van a ser sucesiva y, gradualmente, menores. Vos decidís un dia que querés ir a la playa... bueno.. ¿a qué playa? bueno... vamos a Mar del Plata... Llegás a Mar del Plata y está lleno de gente y no hay lugar donde sentarse.. no... mejor, vamos a Miramar... Llegás a Miramar y falta una cosa y no te gusta otra... no... mejor, vamos a Mar Chiquita... Llegás a Mar Chiquita y.. esta playa está un poco sucia.. la otra no sé qué... oh !! ésta está bien... Es cierto que el destino elegido en primera instancia, no fue el definitivo, pero tampoco te fuiste de Mar del Plata a Bariloche o a las cataratas del Iguazú Alguien decide ser cantante y admira a X... canta sus canciones... emula su estilo.. (un profesor bueno va a evitar que haga eso).. Un dia lee un artículo sobre él... su vida privada es un desastre, tiene más adicciones que ex-esposas... no... ese no es tu modelo... sí.. es cierto que canta bien, pero... no coincide con lo que vos soñás para tu vida... y buscás otro (hasta que vos seas tu propio modelo, en este ejemplo...) C) Por último... es cierto que a veces pasa que te vas "de Mar del Plata a Bariloche".. pero, aún así, cuando llegue el momento de preguntarte cosas, no vas a lamentar haber ido a Mar del Plata en primera instancia.... Si fuiste sincero con vos mismo y decidiste, con las mejores herramientas que conocías hasta ese momento... no te equivocaste.. Porque ir a Mar del Plata es lo que te sirvió para ir a Bariloche... fue una escala necesaria.. (y seguro que, allá, en Bariloche, vas a necesitar saber algo sobre Mar del Plata) "Ah.. pero fulano fue directo a Bariloche y ganó tiempo..." Y quien te dijo a vos que hay que ganar tiempo? la cosa no es una carrera en la que competís contra alguien más, ésto es un camino que vos tenés que recorrer.. y tu camino, a pesar de que llegaba a Bariloche... pasaba por Mar del Plata... Ah.. ¿es raro..? sí... puede ser... si lees la historia de Steve Jobs o muchos grandes personajes que se distinguieron en el mundo, vas a ver que sus caminos están plagados de "escalas" que, al principio, no tienen mucha relación con su objetivo [4] Ojalá que te sirva Shabat Shalom Desde Giv'at Ze'ev, Israel - 29-Jun-2012 [1] “El reencantamiento del Mundo”de Morris Berman - Ed. Cuatro Vientos - Chile. [2] Escrito por Rabi Shimon bar Iojai, el libro base de la Kabalá o mística judía [3] De acuerdo a la ley judía, hay consecuencias en ésto, y a quien le interese que me pregunte [4] escuché en una charla famosa suya que (la historia es larga para contarla ahora), por temas económicos en la universidad, asistía a los cursos que eran gratuitos y, entre ellos, estaba el de caligrafía... y ahí él descubrió la magia de los distintos tipos de letras y su expresividad y potencial La computadora que él creo, fue la primera en ser rica en tipografías diferentes y eso le valió, hasta el dia de hoy, la preferencia de los diseñadores gráficos.. y no siguió conquistando otras preferencias porque los demás se apuraron a copiar esta característica Publicado por de La Pampa a Jerusalem en 04:18 http://delapampaajerusalem.blogspot.co.il/2012/06/carta-los-jovenes-rev-0.html