Torah para Vivir

Torah para Vivir

5 abr. 2011

Nuestro primer Pesaj


BS"D
Éramos niños, y mi Bobe Jaie, a través de las festividades, reunía a toda la familia...
Ella, con la ayuda de su hermana, la tía Chipe, preparaban todo, la limpieza, la comida y la casa.
Mi Zeide Israel Mendel, que le decían "Raúl" hacía y conducía el Seder, mientras los niños cantábamos las "fir kashes", "avadím haínu"... También mojábamos la punta de los dedos en el vino dulce que preparaba mi Bobe y que había sido colado por algún nieto, antes de que empezara la festividad...
Mi bobe Jaie, tenía un plato de madera con un hueco en el centro para colocar las nueces o las avellanas y nosotros, munidos de una pequeña maza de madera, éramos responsables de romper las frutas secas para hacer el Jaroset...
Así crecimos...
Mi Bobe Jaie tenía una voz muy dulce, y cuando ya todos se habían levantado de la mesa, ella entonaba para mí (y yo guardo en mi corazón) una de las últimas alabanzas de la Hagadá de Pesaj "ADIR BIMELUJÓ..."
Un día mi Zeide volvió a su verdadero hogar y ya no hubo varón en la familia que continuara con la conducción del Seder, así que entre todos asumimos cantarla, recitarla, y "acelerarla" para poder comer...
Los años pasaron, y todos nos fuimos enfriando nos hicimos más laicos, y menos tradicionalistas, pero mi Bobe Jaie, seguía firme, haciendo Pesaj, Rosh HaShone y Iom Kiper para toda la familia...
En el año 94 me divorcié y mi Bobe no me juzgó, nunca me juzgó, pero al año siguiente ya no caminó hacia el shil (al Templo) para Iom Kipur , y en noviembre dejó de sonreir... El mundo se nubló de golpe mientras ella, se trasladaba con su luz, al Gan Eden...
El primer Pesaj que pasamos sin ella, fue una puñalada de oscuridad en el medio del pecho... Todo resultaba patético, como marionetas sin titiritero, como si ella se hubiera llevado consigo la verdadera vida, nuestro deshilachado idishkait (judaísmo)... En lugar de cantar y sentirme feliz por Pesaj, me decía a mí misma ésto no es un Seder, ésto es un entierro, no podemos, no quiero seguir así... Necesitamos una resurrección, la resurrección de los muertos!
Desde ese momento en el que entendí que "alguien" tenía que tomar la "posta", comencé con este proceso de Teshuvá, exactamente hace 15 años...
Al año siguiente, junto a mi actual esposo, y embarazada de nuestra hija, emprendimos una de las tareas más titánicas que hemos hecho; luego de un año de estudio de Torah y de ir cumpliendo Mitzvot decidimos hacer en nuestra casa nuestro primer Seder de Pesaj KASHER e invitar, como hacía mi Bobe, a toda la familia!
En ese entonces yo trabajaba en "Hola Susana", un programa de televisión de Susana Gimenez, y desde ahí, desde el piso espiritual más bajo, comencé la revolución de mi vida, estaba empezando a salir de Mitzraim, y mi objetivo era llegar a Har Sinai a recibir la Torah directamente del Todopoderoso...
Bereshit, Genesis, es la semilla de la Creación
Y cada uno tiene un Principio para cada instancia, cada cambio, cada decisión de su vida.
Aquel Pesaj fue algo que superó todo lo que imaginamos, aquel Pesaj fue la semilla de este Pesaj que está por florecer en nuestras vidas, el primer Pesaj en Eretz Israel.
Entre aquél y éste, corrió mucha agua, muchas celebraciones y mucha pérdida, pero aquí estamos, viviendo de los Milagros, volviéndonos nosotros mismos "La Resurrección de los Muertos" de las Profecías.
A mediados del año 2010, cuando preparábamos nuestra mudanza, nuestra Aliá, tuvimos que desprendernos, de objetos plenos de emociones y pedacitos de nuestra historia. También tuvimos que regalar y vender gran parte de lo que teníamos en nuestra casa, en Buenos Aires; vajilla de Shabat, muebles de mi Bobe, y... oy vey! Mis utensilios, aquellos que habíamos adquirido para Pesaj con tanto amor, a lo largo de 14 años!
Ahora, próximos a Pesaj, mi esposo y yo nos miramos, miramos dentro de nuestros bolsillos y decidimos sabiamente mirar al Cielo y rezar!
Matzot, vino, comida, descartables, hornallas, chapa de Shabat... BARUJ HASHEM!
Que nuestro dinero siempre sea para cumplir Mitzvot con alegría!
Desde que falleció mi padre, sea su recuerdo para Bendición, he duplicado las monedas que habitualmente daba para Tzedaká (caridad)...
"El mundo será redimido a través de la Tzedaká..."
Hace unos días, mi esposo llevó nuestra Tzedaká a una Ieshivá. Este dinero se transformará y será alivio y alegría para aquellos que necesitan ayuda para llegar a Pesaj con todas las necesidades cubiertas...
Entonces mi hija llega de la escuela con un sobre: "Es para Uds., la escuela les envía dinero para cubrir las necesidades de Pesaj. Todos los años, dan dinero a algún grupo en particular y este año, decidieron dárselo a los Olim Jadashím, a los que hicieron Aliá en el último año..." Abro el sobre, cuento el dinero, supera lo que nosotros hemos entregado como Ttzedaká a la Ieshivá! Di-s..."Somos socios, te acuerdas?" Sí, sí... Gracias...
Compramos lo que nescesitamos, exacta la cifra, exacto el momento... Di-s es todo y nos acompaña con amplitud hacia dónde nosotros proponemos...
En aquel Pesaj primero, para que pudiéramos hacerlo, Di-s nos ayudó desde lo espiritual develando una fuerza desconocida en nuestro interior, y en este Pesaj primero, en Tierra Prometida, Di-s continúa invirtiendo en nosotros y alentando nuestra fe en Él...
Midá kenegued midá, medidad por medida, así el Todopoderoso se relaciona con nosotros, si intentamos serLe fiel, si intentamos cumplir Su Voluntad, Él cumple la nuestra de una manera amplia, infinita, insólita, como sólo el Eterno puede hacer.
Entonces sigo preparándome, apegándome a Su Luz Infinita, deseando revivir en nuestro próximo primer Seder en Tierra Santa, la sonrisa y la herencia de mi amorosa Bobe Jaie.

Pesaj Kasher veSameaj para todos!
Con amor infinito hacia Am Israel
Patriicia Dvorah

1 comentario:

Margalit dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.