Torah para Vivir

Torah para Vivir

21 may. 2013

Desafío

Imagen: gentileza de Iael Starkloff
Amigos:
Aunque el mundo intente paralizar la fuerza que hay en cada uno de nosotros, nuestro desafío es sobreponernos a nuestros miedos y a las etiquetas con los que nos han sellado tanto la mente,como el corazón.
Es cierto que muchas veces desearemos "tirar la toalla" antes de empezar, porque el horizonte está plagado de malos augurios, y porque dudamos de tener algo valioso para revelar... Pero debemos recordar, aunque nos cueste, aunque lloremos nuestra angustia en los calabozos oscuros de nuestra soledad, que nuestra existencia tiene un propósito. Nuestra existencia tiene un sentido. Y el sentido de haber sido creados, no significa ni remotamente ser igual a todos y caminar las mismas sendas que ya han sido gastadas por aquellos que no se animaron a abrir nuevos caminos.
Ser "diferente" es tan atemorizante, que muchos decidimos acallar esa voz interior hasta el ahogo, sin sospechar siquiera, que en la terquedad de ir tras el sueño más inverosímil de nuestras almas, yace oculta la llave de nuestra propia liberación.
Y una regla de oro... si te sientes tranquilo con los pasos futuros que intentas emprender, puedes tener la firma que te diriges hacia una meta mentirosa y de valor "cero".
El camino de la V E R D A D requiere fortaleza y nadie adquiere buenos músculos espirituales sin enfrentarse a la resistencia que conlleva toda revelación de lo esencial.
Es muy difícil... sí.
Pero somos parte de un Gran Plan y actualizar nuestro ser interior en acciones concretas, en decisiones valientes, en el saber que hemos venido a ser originales y no clones, nos permitirá, aunque sea en mínimos momentos espaciados de nuestras vidas, descubrir nuestro propio tesoro.


Con todo mi amor, para todos aquellos que constantemente o de vez en cuando, luchamos por ser fieles a nosotros mismos en un mundo donde la mediocridad dicta quién es "valioso" y quién no lo es.

Patriicia Dvorah Starkloff.