Torah para Vivir

Torah para Vivir

19 nov. 2012

Columna de Nube


BS”D

Imagen: Gentileza de Eva Starkloff

Columna de nube

Quisiera no tener que escribir sobre esto, quisiera hablar de Torah, como he hablado desde que hicimos Teshuvá. Pero como mi Maestro, (Maestro de muchos), Rabi Israel Baal Shem Tov, explica que todo lo que sucede, debe ser recibido como una enseñanza, para la vida práctica, tanto espiritual como física, pues aquí va lo que he aprendido.
Entiendo perfectamente lo que se siente cuando el mundo cree, inventa, rumorea o grita a viva voz, mentiras sobre Israel, sobre el pueblo judío y sobre el “conflicto” de Medio Oriente.
Se siente algo terrible, una mezcla de impotencia, una infinita soledad, un dolor profundo por la estupidez de los que creíamos inteligentes, nauseas por los gusanos que se creen “mariposas” cuando echan estiércol sobre nosotros.
Pero queridos amigos, con todo mi amor y mi respeto por quienes intentan traer un poco de luz en el lodazal de la des-información, debo decirles que esa lucha, ese intentar dar razones, explicaciones, traer datos fidedignos, reales, es, a mi humilde parecer, un asesinato a nuestro tiempo, a nuestra creatividad y a nuestro futuro.
Aquellos que hemos sufrido algún tipo de acoso, ya sea físico o moral, sabemos que el acosador, siempre cae parado. Me refiero a que el acosador, un enfermo mental, que su único objetivo es martirizar a su víctima, no le interesa cambiar, para qué? No le interesa negociar, para qué? No le interesa nada, ni siquiera su propio fracaso, lo único que le importa es destruir a su víctima, ya sea prostituyéndola, lastimándola, humillándola, robándole todo lo que le es preciado a ella, hasta provocar el sometimiento a su voluntad ya sea física o emocional.
Por lo general el acosador es un ser carismático, que vira su actuación de acuerdo al público y a la situación, ahora es un violento amenazador patotero, ahora es un muchacho simpático que tan sólo hizo un pequeño chiste sobre tu discapacidad, ahora es un pobre infeliz que abandonas sin “piedad”. Por lo general, si bien el acosador es muy astuto y tiene algunas luces, no le sirven para crear una vida, no le sirven para generar sueños, para llevarlos a la realidad y ésto le provoca envidia, y el odio que crece dentro de él, por darse cuenta que es un fraude caminando, lo vomita habitualmente en la cara de su víctima, que generalmente es más vital, más capaz, más talentosa, más bondadosa, y si no la ha atrapado del todo, más exitosa también.
Gracias a Di-s, he pasado por eso y he salido en libertad, (no sin perder muchas cosas durante el proceso). Tengo cicatrices que se ven a simple vista y otras que sólo Di-s las conoce. Pero aquí estoy, viva, he formado una familia, y deseo seguir aportando al mundo lo mejor de mí.
Durante ese proceso de liberación, tuve muchas descepciones, mucha paredes en pleno rostro, pero ahora comprendo, que Di-s me estaba enseñando una lección para toda la vida, para toda la Eternidad.
Si queremos ser libres, si queremos ser quienes vinimos a ser, debemos ser fieles a nosotros mismos.
Ser fieles a nosotros mismos significa, tener una conexión muy muy fuerte con nuestra voz interior y R E N U N C I A R, a la ingenua idea, al infantil deseo, de que los “demás” nos entiendan, nos aprueben, nos aplaudan y nos juzguen para bien.
No es fácil. Aquellos que quieren seguir victimizándonos, haran todo lo posible, desde habladurías, lavados de cerebros infantiles, hacerse los pobrecitos, hacerse los idiotas, con tal de atarnos con sus cuerdas invisibles.
Pero creer ingenuamente, que alguien puede pararse sobre sus propios pies pensando en no molestar a nadie, no herir a nadie, ser “buenito” y gustarle a tooooooooodo el mundo, lo único que tiene asegurado es el dolor. No hay manera de SER el potencial de uno, mientras tratamos de caerle bien a los anónimos virtuales de siempre, es simplemnte una necedad y un cepo en nuestro corazón y en nuestro cerebro.
Explicarle al mundo por qué Israel tiene derecho a defenderse, por qué tenemos derecho a existir, el por qué de Israel, tratar de explicar por qué hay tantos milagros aquí, y no hay tantos números de muertes, (gracias a Di-s), es un intento lamentable. Aquellos que piensa mal de nosotros, no les interesa “saber la verdad”, ni siquiera escuchar otras campanas.
Y si alguien debe explicarle al mundo por qué debe existir, por qué no debe soportar el acoso de quien sea, por qué no es tan malo como dicen, esa persona es una esclava, aunque diga ser la persona más libre del mundo, es una pobre, paupérrima sirvienta.
Ahora, “bueno... ésto está muy lindo”... “pero vivimos en una sociedad... la diplomacia... la prensa”...
Entonces aquí viene mi respuesta. Di-s, el Creador de esta realidad en la que estamos sumergidos, nos sacó de Egipto, de Mitzraim, para hacernos libres. Libres de esclavitudes.
La peor esclavitud de todas, es medirnos en la mirada de los demás, seamos un pueblo o un único ser humano.
Di-s nos pide que confiemos en Él, que organicemos nuestras vidas según Sus Preceptos, Sus Valores, seamos judíos, no judíos, hombres, mujeres o niños, si escuchamos Su Voz dentro nuestro, no habrá tormentas, ni habladurías, ni presiones políticas, que puedan con nosotros.
No es fácil. Y cómo todos sabemos, todo lo que no es fácil, nos da pereza, todo lo que no es fácil “parece” imposible.
Pero para Di-s no hay imposibles.
Y hoy estamos en el mes del Milagro de Jánuca y Di-s tiene preparado para todos y para cada uno de nosotros un Milagro especial.
Pero para recibir ese Milagro, tenemos que concentrarnos en lo que vinimos hacer e ignorar las voces de la oscuridad que intentan apagar nuestro fuego interior diciéndonos que lo que vinimos a hacer, no podemos hacerlo.
Lo siento por ellos y por todos los agentes de la oscuridad que Di-s utiliza para foguearnos.
Yo elijo ser libre, una vez más, tratando de no dar explicaciones, una vez más, y tratando de hacer lo que vine a hacer, una vez más.
Que Di-s proteja a todo el pueblo de Israel y especialmente a nuestro amados soldados.
Que Di-s proteja a todos los “auténticos” simpatizantes de Israel.
Que Di-s nos regale Su Milagro y nos permita iniciar la nueva era de la Redención, liderada por el Verdadero Mashiaj, y que comience hoy.
Shalom para todo Am Israel y para los justos de las Naciones.
Con todo mi amor, desde Giv'at Zeev, cerca de Jerusalem, Israel
Deborah Starkloff