Torah para Vivir

Torah para Vivir

9 oct. 2011

Halajá de Sucot


BS"D
Agradecemos al Sr. Sergio Szlain el envío de este material.

La Mitzvá de hacer la Sucá

1. Nos fue dicho en la Torá (Vaikrá 23, 42-43): "En las Sucot habitarán durante siete (7) días, todo integrante del Pueblo de Israel habitará en las Sucot, para que las generaciones venideras sepan que en Sucot asenté al Pueblo de Israel y los saqué de la Tierra de Egipto".

Y cuando el pueblo de Israel salió de Egipto, Hashem los rodeó con las "Nubes de Gloria", para protegerlos de la luz y el calor del sol. Y les ordenó a las futuras generaciones sentarse en la Sucá en recuerdo de estas (las nubes de Gloria), para conmemorar Sus milagros y grandezas.

Y a pesar que Hashem los sacó, de Egipto en el mes de Nisán, no nos fue ordenado hacer la Sucá en Nisán, por cuanto que el mes de Nisán es tiempo de primavera, y es común que el hombre salga de su casa y haga una Sucá para tener sombra. Por lo tanto, si la Sucá fuera hecha en Nisán, no parecería que la intención es hacerla para cumplir con un precepto divino. Por eso Hashem ordenó este precepto en el mes de Tishrei, que es (en Israel) el comienzo del invierno, siendo usual que la gente ingrese a sus hogares en estos días; en cambio, nosotros salimos de nuestros hogares hacia la Sucá, de esta manera se manifiesta claramente que hacemos la Sucá para cumplir con una Mitzvá (precepto) de Hashem.

Y es correcto cuando alguien va a cumplir la Mitzvá de la Sucá en la primera (1°) noche de la festividad de Sucot, poner intención que se sienta en la Sucá en recuerdo de las "Nubes de Gloria" con las que Di-s rodeó al pueblo de Israel al salir de Egipto. Pero si no puso la intención en esto, sino que sólo pensó en la Mitzvá de la Sucá, igualmente cumplió con su obligación.

Y los meticulosos en los preceptos, empiezan a construir la Sucá ni bien concluye Iom Kipur, para salir de una Mitzvá y entrar en otra. Es suficiente comenzar con algo mínimo para construir la Sucá y completar su construcción en los días siguientes hasta la festividad de Sucot.

Requisitos para que la Sucá sea apta y medidas de la misma

Sucá prestada
1. Se cumple con la Mitzvá con una Sucá prestada, y esto se aprende de lo que está escrito en la Torá (Vaikrá 23, 42). También se cumple con la Mitzvá con una Sucá de socios.

Sucá robada
2. No se cumple con la Mitzvá con una Sucá robada, porque está escrito en la Torá: "La festividad de Sucot harás para ti". E interpretaron nuestros Sabios (Masejet Sucá) "para ti", de lo que es tuyo y por ende queda excluida la Sucá robada. Y cuando compra el Sekaj (techo) tiene que percatarse que no sea robado ó recolectado sin la autorización de los dueños.

Sucá de gentiles
3. Una Sucá que fue hecha por no Judíos para un Iehudí, es apta. Y no es necesario según la Halajá renovar en ella ninguna cosa. Sin embargo, es conveniente renovar algo en el techo de la misma ó en sus paredes.

Sucá hecha por mujeres
4. Una Sucá que fue construida por mujeres para cumplir con el precepto de Sucá, a pesar que ellas están exentas de esta Mitzvá, es apta.

Sucá hecha con otro propósito
5. Una Sucá que fue hecha para animales y que está limpia y en condiciones de ser habitada, es apta, y es necesario renovar en ella algo para cumplir con el precepto. Una Sucá que fue construida con más de un (1) mes de anticipación a la festividad, ó una Sucá hecha por no Judíos no por la Mitzvá en sí, es apta. Y para cumplir como corresponde con la Mitzvá es conveniente realizar alguna modificación. Y es suficiente con mover un Tefaj (medida) del techo. Pero si no pudo renovar nada, igualmente, es apta.

Medidas de la Sucá

6. Las paredes de la Sucá, en su largo y en su ancho, deben medir no menos de siete (7) Tefajim tanto de largo como de ancho (un (1) Tefaj mide ocho centímetros (8 cm.), y por ende siete (7) Tefajim son cincuenta y seis centímetros (56 cm.). Algunos dicen que un (1) Tefaj equivale a diez centímetros (10 cm.), y para su costumbre la medida adecuada en largo y ancho sería setenta centímetros (70 cm.), y es bueno prestar atención a esta opinión. Esta medida mínima permite que pueda caber sentado un hombre con su mesa, siendo la más reducida. Se puede aumentar en largo y ancho sin limitación.

7. La altura de la Sucá debe ser no menor a diez (10) Tefajim (ochenta centímetros (80 cm.), y algunos dicen un metro (1 m.), por cuanto que no es posible habitar en menos de diez (10) Tefajim de altura. Y no puede superar la medida de diez (10) Amot (9.6 m.) porque para ello habría que hacer paredes más fuertes (para que no se caigan), y no parecería una morada momentánea, sino fija.

Leyes relativas a las paredes de la Sucá

1. La Torá indica que la Sucá tiene que tener como mínimo tres (3) paredes, por cuanto que menciona tres (3) veces la palabra "Sucot" (Vaikrá 23, 42-43).
Según la Torá, deben ser tres (3) paredes.
Si uno quiere hacer cuatro (4) ó cinco (5) paredes, está permitido e inclusive se admite una Sucá circular (redonda).
Lo mínimo que exige la Halajá es que cuando se hacen tres (3) paredes para la Sucá, alcanza con que dos (2) sean completas (es decir de siete (7) Tefajim en su largo y en su ancho) y la tercera (3°) no.

Si las dos (2) paredes completas son contiguas, la tercera (3°) puede ser incluso de un (1) Tefaj, sirviendo de entrada a la Sucá. Y si hizo dos (2) paredes enfrentadas, la tercera (3°) pared debe ser hecha con una medida mayor a cuatro (4) Tefajim. En ambos casos esta tercera (3°) pared tiene que ubicarse a menos de tres (3) Tefajim de una de las otras dos (2) paredes. Igualmente las tres (3) paredes tienen que estar unidas por arriba mediante alguna rama ó varilla.
Es preferible que la Sucá sea cerrada en todos sus lados, con excepción de la entrada.

2. Se pueden hacer las paredes de cualquier material que no sirva para el Sekaj, como piedras ó hierro etc., incluso que las paredes sean fuertes y fijas ó agarradas al suelo.

3. Una pared que se cae con el viento ó es tambaleada por él, como ser una pared hecha de sábanas ó frazadas, no sirve.
E incluso que sólo una (1) de las paredes sea de sábana y el resto de ellas sea firme, no sirve. Pero si estas paredes están sujetas a ramas ó árboles de una manera que no se caigan con el viento, son aptas.

4. Todo lo mencionado en cuanto al ensamblado no es sino hasta la altura de diez (10) Tefajim, que corresponden a la medida de la pared. Pero si hizo las paredes de la Sucá como corresponde de acuerdo a la Halajá hasta diez (10) Tefajim, por encima de esta medida hasta el Sekaj se puede hacer de sábanas ó puede no haber pared, siendo la Sucá igualmente apta.

Leyes relativas al techo de la Sucá

1. Son tres (3) las condiciones para que el Sekaj sea apto: ellas son:

a) Tiene que ser de algo que crezca de la Tierra; si es hecho de otra cosa, como ser piedras ó hierro, no sirve. Asimismo no se puede hacer el Sekaj de vidrio ni de tela, incluso que sean cosas que están hechas a partir de sustancias de la tierra.

b) El techo tiene que hacerse a partir de algo que no reciba impureza, como pueden ser las ramas de los árboles. Pero si lo hizo de frutos ó con otra clase de plantas comestibles, no sirve. Asimismo si hizo el techo con objetos de madera (pertenecientes a un árbol), como ser cajones, mesas, sillas, camas; ni siquiera una parte de ellos sirve. Tampoco se puede hacer de una esterilla que fue preparada para sentarse, más si esta fue hecha para Mejitzá ó para el Sekaj, sí está permitida.

c) El techo tiene que ser de algo que fue arrancado de la tierra y no que esté arraigado a ella (por ello no puede usarse una copa de árbol como Sekaj). Si utilizó la copa de un árbol como Sekaj, luego de cortarla, deberá levantar cada una de las ramas y volver a colocarla sobre la Sucá.

2. Decretaron nuestros Sabios que el techo no puede hacerse con tablones de más de cuatro (4) Tefajim de ancho (treinta y dos centímetros (32 cm.), porque sino se parecería al techo de una casa y la persona podría equivocarse y habitar en su casa en lugar de la Sucá.

Se puede hacer el techo con tablones delgados que estén separados entre sí por los que pueda circular aire a la Sucá, pero no puede estar muy pegado uno de otro.

3. No se puede hacer el techo con lino procesado ni tampoco con sogas de lino. Asimismo, no cubrimos la Sucá con algodón ó con lienzo después de haber sido procesados, por cuanto que cambió su forma y nuevamente no se ve como algo que creció de la tierra.

4. Las ramas finitas de los árboles ligadas una a la otra con hilos de lino, sirven para el techo de la Sucá.

5. Un manojo de ramas (ya unidas), no se puede usar para el techo como están, sino que se deben desarmar para ser usadas como Sekaj.

La forma del techo
6. Una vez colocado el techo, la sombra de la Sucá debe ser mayor a la entrada de luz, ya que en caso contrario no se consideraría techada (quedando no apta), ya que la entrada de luz anula la sombra.

7. El techo debe permitir ver a través de él las estrellas; en caso contrario, igualmente la Sucá sirve, mas si ni siquiera la lluvia puede penetrar por él al interior de la misma por estar muy pegados ó ser mucha la cantidad de los elementos que conforman el techo, como hay diferencia de criterio entre los Jajamim con respecto a ser apta ó no la Sucá, por lo tanto, es preferible no cumplir la Mitzvá de esa manera.

La Sucá que está bajo un techo
8. La Sucá debe ser construida a cielo abierto. Y si fue hecha bajo un techo (de cemento, piedras, etc.) ó árbol, no sirve. Pero si quita el techo de la misma luego de haberla hecho, es apta. Si hay techo corredizo por encima de la Sucá, hay quienes acostumbran a abrirlos antes de hacer la misma. Y de todos modos si hizo la Sucá bajo cielo abierto y luego cerró el techo corredizo para protegerla de la lluvia y luego reabrió este techo, es apta.

Huecos en el techo
9. Si en alguna parte del techo, en el medio ó a los costados, hay huecos, si son menores a tres (3) Tefajim (veinticuatro centímetros (24 cm.) la Sucá es apta, pero no se puede comer ó dormir bajo aquel hueco. Más si estos huecos son de tres (3) Tefajim ó más, no sirve.

Un techo no apto en el medio
10. Un techo que tiene una parte del techo Pasul (no apto, como ser piedras, hierro, etc.) en el medio, sirve si esta superficie es menor a los cuatro (4) Tefajim (treinta y dos centímetros 32 cm.) y está permitido incluso comer y dormir bajo este sector, más si tiene cuatro (4) Tefajim ó más, el techo no sirve. Un techo no apto en los costados, y la normativa respecto a una pared inclinada

11. Un techo que no es apto en algún costado, no se hace Pasul hasta cuatro (4) Amot (1.92 m.) (es decir, si desde que comienza la pared hay menos de 1,92 m. de techo no casher). Esta parte no sirve, más el resto de la Sucá sí, y no comemos ni dormimos en ese sector en donde el techo es Pasul.

12. Según el criterio mencionado, si hizo una Sucá en un ambiente que tiene paredes, y desde los costados hay techo hacia el medio, si no supera los cuatro (4) Amot la distancia de la pared a donde empieza el Sekaj, la Sucá es apta, porque se considera como si la pared se hubiera inclinado hasta el lugar del techo. Sin embargo no comemos ni dormimos bajo este lugar de techo no casher.

Soportes del techo
13. Todo elemento con el que no se puede hacer el techo de la Sucá, tampoco se puede usar para soporte. Por ende, no se puede sujetar el techo con cuerdas de hierro ó con clavos. Asimismo, tampoco se permiten poner tablones de hierro y encima de ellos el Sekaj. Hay quienes autorizan esto Bediabad (en última instancia). Más si sobre estos tablones de hierro, puso ramas de árboles y sobre éstas el Sekaj, la Sucá es casher por cuanto que el techo no está apoyado directamente sobre el hierro, ya que este funcionaría entonces como un soporte de otro soporte.
Está permitido apoyar el Sekaj sobre una pared de piedras.

Anticiparse a hacer las paredes para el Sekaj
14. Hay quienes dicen que uno debe anticiparse a hacer las paredes antes de colocar el Sekaj. Mas si colocó el Sekaj antes de haber hecho las paredes, algunos lo permiten y otros lo prohiben, indicando levantar un poco el techo y volverlo a poner en su lugar. Es correcto proceder así. Y de todas maneras, incluso para los que lo prohiben, si comenzó a hacer las paredes, incluso que haya hecho sólo un (1) Tefaj (ocho centímetros (8 cm.) de pared, puede poner el techo. Y así si después que hizo las paredes y colocó sobre éstas el techo, se cayeron las paredes y las levanta, la Sucá es casher y no hace falta mover el techo.

Decoración de la Sucá

1. Es una Mitzvá (precepto) hacer una Sucá agradable y decorarla con adornos. Como comentaron nuestros Sabios (Masejet Shabat, hoja 133) sobre el versículo (Shemot 15, 2): "Este es mi Di-s y lo regocijaremos", por medio de las Mitzvot y la Sucá.

2. El que cuelga adornos en la Sucá por debajo del techo, como ser dibujos ó guirnaldas, que se percate de colgarlas dentro de los cuatro (4) Tefajim (treinta y dos centímetros (32 cm.) del alto del techo. Se puede colgar un candelabro a más de treinta y dos centímetros (32 cm.) desde el techo por temor a que se queme el mismo.

3. Está prohibido usarlos ó tener provecho de aquellos adornos que fueron colgados en la Sucá para embellecerla durante los días de Sucot hasta Motzae Simjat Torá.
Por ende aquellos que cuelgan frutos de las siete (7) especies con las que fue congraciada la Tierra de Israel, no les está permitido comerlas hasta Motzae Simjat Torá. Pero el que cuelga ramas de Hadás en la Sucá, sí le esta permitido olerlas; sin embargo, hay quienes también se cuidan en esto.
En Shabat y los Iamin Tobim de la festividad, tampoco se puede tener provecho de estos adornos, ni para mudarlos, por cuanto que son "Mukze".

4. Asimismo, no se puede tener provecho de las paredes de la Sucá ni del techo que la cubre durante toda la festividad de Sucot hasta "Motzae Simjat Torá" (por ejemplo, no se puede sacar un hilo para quitarse una molestia de los dientes) y en Shabat y Iom Tob tampoco se puede trasladar por la prohibición de Mukze.
E incluso que se haya caído la Sucá dentro de los días de la festividad de Sucot, y no se la quiere reconstruir, no está permitido usar sus ramas ó paredes para otro destino.