Torah para Vivir

Torah para Vivir

3 oct. 2011

Entre Rosh Hashaná - Yom Kipur.


Con agradecimiento especial al Sr Sergio Szlain

Estamos transitando los 10 días de Retorno (Aseret Ieme Teshuvá) entre Rosh Hashaná - Yom Kipur.

La BIBLIOTECA digital OTIOT HAJAIM (LETRAS de VIDA) y la incansable colaboración de Darío Feldman, te remiten este material para su estudio, esperando sea de gran utilidad.



Halajot semanales sobre Ciclo del Año Judío: Los Diez Días del Retorno (Aseret Ieme Teshuvá) y Leyes de la Teshuvá Número 1

1. Durante los Diez (10) Días del Retorno que comienzan en Rosh Hashaná y finalizan en Iom Kipur, debe cada persona efectuar un Análisis Espiritual de sus actos y arrepentirse por los pecados cometidos. Asimismo debe esmerarse y realizar Actos de Beneficencia y Mitzvot para que de esta forma sea merecedor de la Misericordia Divina y sea sellado en Iom Kipur en el Libro de la Vida.

2. Es aconsejable en estos días fijar un tiempo para estudiar libros específicos que tratan sobre la Teshuvá (el Retorno) como por ej. "Shaare Teshuva" de Rabí lona Guirondi, y "Las leyes del Retorno" codificadas por Rabi Moshé Ben Maimon.

3. No debe confundirse la persona y pensar que sólo debe abandonar los pecados cometidos, como robar, etc.; sino así como debe arrepentirse de éstos también debe desarraigarse de las malas cualidades como el odio, la envidia, el orgullo etc., promotoras de la realización de los pecados.
De esta forma cumplirá con la enseñanza del Versículo "Y abandonará el malvado su camino y el hombre engañoso sus ideas".

4. Una de las cualidades más odiadas por Di´s es la "mentira", por el contrario, el Creador ama a quien se conduce con la "verdad", ya que ésta es la "llave" que conduce al hombre al buen camino.
En una oportunidad, un pecador que había transgredido todos los preceptos de la Torá, resolvió Retornar al buen camino.
Se dirigió entonces al Rabino de su ciudad, en busca de un consejo, y luego de plantearle su situación le confesó: _ "Estoy dispuesto a aceptar cualquier sufrimiento para ser perdonado, aún si debo arrojarme al fuego y morir, lo haré".
El Rabino replicó: _ "El sendero que yo te indicaré para que retornes es más arduo y difícil que el que tú propusiste. ¿Estás dispuesto a aceptarlo?".
_ ¡Si! _ exclamó el Retornante.
Entonces le dijo el Rabino: _ "Vé a tu casa en paz y haz todo lo que tu instinto desee, sólo debes jurarme, que si algún sujeto indagara sobre tus actos, deberás contarle la "verdad".
El hombre regresó a su hogar perplejo por el consejo del Rabino, pero acató fielmente su orden y así se comportó.
Fue entonces que su instinto le dijo: "Vé y roba". Él se dispuso a robar y se percató que luego si alguien le preguntara a donde se dirigía, debería confesarle que va a robar, entonces decidió no robar.
Así ocurrió con todos sus malos deseos, al pensar que debería confesarlos, recapacitaba y se privaba de lIevarlos a cabo.
De esta forma retornó a la senda de Di´s.
He aquí el don de la "verdad" salvó a este ser del pecado, y lo acercó a Di´s más que cualquier otra pena que el Rabino le hubiera impuesto para enmendar su camino.

5. El que retorna a Di´s y abandona sus pecados no debe pensar que su categoría es mucho menor que la de los justos que nunca pecaron. Sino por el contrario, es amado y querido por Di´s como si fuera que nunca pecó. Ya que el Todopedoroso comprende el gran esfuerzo realizado, que a pesar de haber disfrutado y conocido el placer de los pecados, con todo ésto abandonó el mal camino y por consiguiente su recompensa es muy grande. Como dijeron nuestros Sabios "En el lugar donde se encuentran los Retornantes (Baalé Teshuvá) aún los Justos no pueden entrar", ya que su Nivel Espiritual es mas elevado porque doblegaron a su instinto.

6. La "Teshuvá", ó sea "El Retorno a Di´s" que es uno de los seiscientos trece (613) Preceptos consta de tres (3) pasos:

1. Abandonar los pecados y decidir no volver a cometerlos jamás.
2. Arrepentirse por lo cometido.
3. Confesarse ante el Todopoderoso.

7. En la época del Gran Templo de Jerusalem, se lanzaba en Iom Kipur, desde una montaña, un cabrito sobre el cual se confesaba el Cohen Gadol en nombre de todo Israel. Por medio de este Sagrado Servicio, se expiaban absolutamente todos los pecados de cada Judío, que hizo Teshuvá.

8. Hoy en día, que no existe el Gran Templo de Jerusalem, la Teshuvá es la que expía los pecados. Sin embargo algunas transgresiones necesitan el acompañamiento de otras condiciones como explicaremos en el punto siguiente.

9. Existen varios tipos de transgresiones:
1) Las transgresiones a los Preceptos Positivos, cuya condena no sea "Karet" ó la muerte, como la Mitzvá de colocarse el Tefilin.
2) Las transgresiones negativas, cuya condena no sea "Karet" ó la muerte como el comer alimentos prohibidos.
3) Las transgresiones cuya condena es "Karet" ó la muerte como el adulterio.
4) Las transgresiones que acarrean la profanación del Todopoderoso, como el Sabio que su comportamiento es incorrecto y desprestigia de esta forma a Di´s.

10. La Teshuvá borra totalmente todas las transgresiones positivas cuya condena no sea "Karet" ó la muerte, en forma inmediata.
Si cometió alguna transgresión negativa cuya condena no sea Karet ó la muerte, la Teshuvá es válida únicamente al llegar el día de Kipur. Ó sea que al transcurrir el día de Iom Kipur junto con la Teshuvá efectuada, expían este tipo de pecados.
Si transgredió algún precepto cuya pena es Karet ó la muerte es perdonado, solamente al sumarse a los dos (2) requisitos mencionados, sufrimientos y vicisitudes que completan la expiación.
Pero si profanó el Nombre Divino no alcanzan los tres (3) requisitos anteriores, sino sólo al morir, el sufrimiento de la muerte expía su pecado, pero si murió, sin cumplir con la Teshuvá ó el resto de las condiciones (Iom Kipur y sufrimientos) no es perdonado.

11. Di´s creó al hombre de tal forma que en sus manos está la elección de ser Justo ó Malvado, y no es un Decreto Divino, por este motivo existe el castigo y la recompensa.

12. Cada persona debe esmerarse en retornar a Di´s antes de morir, y por ser que nadie conoce su último día, se debe hacer Teshuvá hoy mismo, como dijeron nuestros Sabios en el Tratado de Abot. "No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy"; ya que después de la muerte no hay remedio para borrar los pecados cometidos.
En el rezo vespertino, (Arvit), rogamos a Di´s todas las noches: "Aleja al Satán (Ietzer Hará) antes y después de nuestros actos".
Este pedido implica que el ser humano no debe desalentarse a causa de los pecados cometidos en el pasado, y más aun no debe tomar una actitud conformista con respecto al presente y futuro, renunciando a su Progreso Espiritual.
Por el contrario, debe acercarse a Di´s y abandonar sus caminos errados, ya que Di´s lo ama y considera muy valioso su esfuerzo por doblegar su instinto y rectificar su conducta; como consecuencia lo recompensa, elevándolo por sobre la categoría de los Justos que nunca pecaron.
Esta paradoja se comprenderá claramente con un interesante relato.
Uno de los más acaudalados Judíos de Europa tenía una hija, la cual estaba en edad de casarse.
Su padre eligió para su hija uno de los más Eruditos alumnos de la Yeshivá (Centro de Estudios Rabínicos) que era dueño de bellas cualidades y delicados modales. Luego de recibir el consentimiento de su hija, los jóvenes se comprometieron y el pródigo millonario prometió a su futuro yerno abastecer todas sus necesidades mientras se dedique al estudio de la Torá.
Sólo una condición le impuso al brillante muchacho: que él mismo compre con su dinero el traje que vestiría en su boda.
El humilde alumno que carecía de medios para comprarse un traje, pidió ayuda a sus compañeros, los que dadivosamente le prestaron una sencilla suma de dinero, que apenas le alcanzaría para adquirir un modesto traje, de segunda (2º) calidad, que no era digno de vestir en esa adinerada familia.
Sin embargo el joven estudiante no se percató de este hecho y partió felizmente rumbo a la ciudad de su prometida.
En el camino un grupo de rufianes lo atacó y se apoderó de todas sus pertenencias, incluyendo el "traje nupcial".
El desdichado muchacho rompió en llantos y lamentó mucho el no poder satisfacer el único deseo de su suegro.
Al llegar a la ciudad, le comentó muy dolido a su pudiente suegro lo ocurrido y éste sin vacilar le mandó confeccionar un hermoso traje, y lo consoló con tiernas palabras.
Uno de los acompañantes del novio que compartió toda la "odisea", reconfortó a su amigo diciéndole: ¡debes Agradecer a Di´s que te robaron ese insignificante traje, que no era apto para lucirlo en esta aristocrática familia; si no te hubieran despojado de él, hubieras pasado una gran vergüenza!. ¡En cambio ahora que tu suegro te adquirió este fino y elegante traje te has salvado de una gran humillación!

Se desprende de este relato que aquel que nunca cumplió los Preceptos de la Torá, se asemeja al pobre muchacho que perdió su traje en el camino, y no poseía ninguna vestimenta digna para presentarse ante su suegro; pero el sólo hecho que se lamentó por su situación deprimente, le valió su salvación y recibió en recompensa un traje de "alta costura".

Lo mismo sucede con el "Baal Teshuvá", (Retornante a la Senda del Bien), al que sólo le basta acordarse de Di´s y reconocer sus errores, sufriendo por los mismos, "comenzando" a adoptar una nueva forma de vida, y Di´s, el Todopoderoso y Benefactor, le considerará todos los años que no cuidó sus Leyes como si lo hubiera hecho.
Por consiguiente como sus mitzvot son "confeccionadas" por Di´s, no poseen ninguna falla y por lo tanto Merecerá el "Baal Teshuvá", una Recompensa Completa; lo que no ocurre en el caso de los Justos que algunas veces no realizan la Mitzvá con la debida concentración ó no se esmeran por cumplirla con todos sus detalles y por lo tanto su recompensa también será incompleta, si es que no cumplieron con las mizvot como es debido.
El Midrash de Shemot Raba, Perasha "Ki Tisa", Versículo 21: "Dijo Di´s, He aquí que hay un lugar conmigo, y debes pararte sobre la piedra" comenta que Di´s le reveló a Moshé todos los tesoros existentes para recompensar a los Justos y Moshé le preguntaba: _ ¿Este tesoro, para quien es? y el Creador le contestaba: _ Para los que cumplen los Preceptos. _ ¿y este otro tesoro para quién es? _ Para los que cobijan a los huérfanos.
Y así sucedió con cada tesoro y tesoro, hasta que Moshé descubrió un enorme tesoro y Di´s le explicó: _ Aquella persona que no tiene ningún mérito, yo lo beneficio gratuitamente y le doy de este magnífico tesoro, porque está escrito: "Y agraciaré al que agraciare", esto significa: Al que yo desee agraciar...
Este Midrash nos demuestra cuan magnánimo es nuestro Creador, que inclusive a aquellas personas que carecen de mitzvot y de pecados como el "Retornante", en cuyo pasado no cumplió Preceptos que le acrediten su recompensa y en el presente no tiene pecados, ya que la Teshuvá los absolvió, no obstante Di´s desea bendecirlo por el hecho de haber cambiado su conducta y por lo tanto goza él mismo de una recompensa incalculable, ya que la misma no es determinada por "sus actos", sino por la Benevolencia infinita del Todopoderoso.

13. Enseña el Tratado de Iom Kipur (loma 85, pág. 2) "los pecados cometidos contra el prójimo no son expiados en Iom Kipur, si no recibió con anterioridad el perdón de su compañero".
Como dice el Versículo "porque en este día serán expiados sus pecados delante de Di´s", ó sea sólo los pecados cometidos contra Di´s son Perdonados gracias a la Teshuvá y a Iom Kipur, pero no las agresiones contra el prójimo.
Incluso hay Sabios que opinan que si no fue perdonado por su compañero, Di´s no le expía tampoco los pecados cometidos contra Él.
Por consiguiente si tomó algún objeto sin permiso de su compañero o robó no alcanza con devolver lo robado, sino debe también disculparse y reconciliarse. Si avergonzó ó hirió a su prójimo debe también pedirle disculpas hasta que lo perdone.

14. Si se disculpó con su compañero y éste último no desea perdonarlo, debe volver a insistir una segunda (2º) vez con tres testigos, si en esta oportunidad tampoco desea perdonarlo debe disculparse una tercera (3º) y última vez, nuevamente con tres testigos. Cada vez que se disculpa debe hacerla con distintas palabras. Si después de estas tres (3) súplicas su compañero no lo perdonó, no está obligado a disculparse nuevamente.

15. Lo anteriormente explicado es válido solamente cuando agredió a su compañero, pero si pecó contra su Rabino, aunque no sea el Rabino específico de él, debe disculparse aún más de tres (3) veces hasta que lo perdone.

16. Enseñaron nuestros Sabios: "Todo el que perdona las agresiones cometidas contra él, Di´s le Perdona todos los pecados".
Por consiguiente la persona no debe ser cruel y debe perdonar a su compañero, de todas formas si desea que su agresor aprenda la lección y no vuelva a cometer un pecado puede retrasarse en disculparlo; la misma ley recae si teme que su compañero al ver que lo perdona fácilmente vuelva a su mal camino.

17. Aquella persona que su compañero lo difamó, no está obligado a perdonarlo, pero es aconsejable que sí lo haga.

18. Quien pecó contra su compañero y éste último falleció antes que lo disculpe, debe el agresor dirigirse a la Tumba de su prójimo con diez (10) personas y disculparse con las siguientes palabras "Pequé contra el Todopoderoso Di´s de Israel y contra "fulano" que esta enterrado aquí". Si le robo al difunto debe devolver lo robado a sus herederos.

19. Cada persona está obligada a Disculparse en estos días con sus padres por los pecados cometidos contra ellos y por haberles faltado el respeto que se merecen, y aquel que no les pide perdón es llamado por los Jajamim "Pecador", ya que aún con su amigo debe disculparse, con mas razón con sus padres; por ser que ningún ser humano está limpio de la falta de respeto a sus padres aunque sea sin mala intención.
De todas formas, si el hijo no pide Perdón a su padre y a su madre, éstos deben igualmente perdonarlo y decir explícitamente "Perdonamos a nuestro hijo "fulano" por todos sus pecados que efectuó contra nosotros y no sea castigado por nuestra causa".

20. De la misma manera el marido y su esposa deben disculparse y perdonarse mutuamente. Asimismo se debe pedir perdón al Rabino de la ciudad.

21. Es correcto que cada persona en la víspera de Iom Kipur perdone a toda persona que lo agredió, de cualquier forma que haya sido la agresión. Como enseñaron nuestros Sabios que el Satán que acostumbra acusar al pueblo de Israel, en Iom Kipur al ver que en el pueblo Judío reina la Paz y la Armonía, se dirige a Di´s y le dice: "Di´s Todopoderoso tienes un pueblo que se compara con los Ángeles, así como los Ángeles se Aman, así también los hijos de Israel se Aman entre sí". Entonces Di´s escucha sus palabras y Perdona de inmediato a sus hijos, el pueblo de Israel. (Pirke de Rabi Eliezer 46).

Rezos de los Diez Días del Retorno (Aseret Ieme Teshuvá)

1. Durante los diez días entre "Rosh Hashaná" y "Iom Kipur", los rezos sufren un cambio en su texto.

2. En lugar de recitar en la Amidá "Hael Hakadosh" se dice "Hamelej Hakadosh", y en lugar de "Melej Oheb Tzedaká Umishpat" se dice "Hamelej Hamishpat".

3. Si en lugar de decir "Hamelej Hakadosh" dijo "Hael Hakadosh" como de costumbre, si se percató dentro del lapso de tres (3) segundos y dijo "Hamelej Hakadosh", puede seguir con la "Amidá". Si pasó este lapso ó comenzó la Bendición de "Ata Jonen" debe volver a repetir la Amida desde el principio.

4. Si no recuerda si dijo "Hael Hakadosh" ó "Hamelej Hakadosh", debe repetir la Amidá.

5. Si en lugar de decir "Hamelej Hakadosh" dijo "Melej Hakadosh" ó si dijo "Melej Hamishpat" en lugar de "Hamelej Hamishpat", no debe volver a Rezar.

6. El Jazán que en lugar de decir en la Jazará "Hamelej Hakadosh" dijo "Hael Hakadosh" y se percató después de tres (3) segundos vuelve a repetir desde "Ata Kadosh".

7. Si en lugar de decir "Hamelej Hamishpat" dijo "Melej Oheb Tzedaká Umishpat" y se percató después de tres (3) segundos, vuelve a repetir desde "Hashiba Shofetenu". Pero los Ashkenazim acostumbran a no repetir en este caso.

8. Si finalizó la Amidá, ó sea que ya Recitó el Párrafo "Ihu Leratzon" depués de "Elohay Nezor" y se percató que dijo "Melej Oheb Tzedaká Umishpat", debe volver a repetir la Amidá. Pero de todas formas debe en este caso decir antes de repetirla, lo siguiente: "si debo volver a repetir la Amidá, he aquí que lo hago, y sino debo volver a repetirla he aquí esta Amidá es un obsequio para Di´s".

9. Si finalizó la Amidá y no recuerda si dijo "Melej Oheb Tzedaká Umishpat" ó "Hamelej Hamishpat", debe volver a repetirla, con la condición prescripta en la Halajá anterior. Pero si se percató de dicha duda en medio de la Amidá sólo vuelve a la Bendición "Ashiba Shofetenu".

10. El Jazán, en la Jazará de la noche de Shabat, debe pronunciar en lugar de "Hael Hakadosh Shehen Camohu", "Hamelej Hakadosh Shehen Camohu". Si no hizo este cambio y se percató antes de Recitar la última Bendición, ("Baruj Ata... Mekadesh Hashabat") repite nuevamente desde "Maguen Abot Bidbaro" y debe cuidarse esta vez de no confundirse nuevamente. Pero si ya Bendijo "Baruj Ata... Mekadesh Hashabat", no debe volver a repetir, aunque se haya equivocado.

11. En estos días se agrega también a los Rezos algunos Pasajes y ellos son:
1) "zojrenu lejaim..."
2) "mi camoja..."
3) "uktob lejaim"
4) "uvsefer jaim";
como está indicado en los Sidurim (Libros de Rezos).

12. Quien omitió estos Pasajes y finalizó la Amidá no debe volver a repetirla.
En el Rezó de Shajarit, antes de "Ad-nay Melej" se dice dos (2) veces "Ad-nay Hu Ahelohim, Ad-nay Hu Ahelohim". Asimismo se agrega el Capítulo de Tehilim "Shir Hamaalot Mimaamakim" antes de "Ishtabaj".

13. En la Amidá y en el "Kadish Titkabal" que se Recita después de la Amidá se dice "Ose Hashalom Bimromav" en lugar de "Ose Shalom Bimromav". Pero en el resto de los Kadishim no es necesario decirlo.

14. Después de la Jazará de "Shajarit" y "Minjá" se Recita "Abinu Malkenu". En "Shabat" hay quienes lo dicen omitiendo los Párrafos que recuerdan pecados y hay quienes no lo dicen totalmente; por consiguiente cada Comunidad debe seguir su costumbre, pero si no conocen cual es la costumbre, deben acostumbrarse a decirlo omitiendo los Pasajes que nombran pecados.

Shabat Shuba

1. El Sábado que cae entre Rosh Hashaná y Iom Kipur es conocido como Shabat Shuba por ser que la Haftará (Capítulo de los Profetas que se lee los Sábados después de la Lectura de la Torá) comienza con las palabras "Shuba Israel".

2. También es llamado "Shabat Teshuvá" (Sábado del Retorno) ya que se encuentra en los Diez (10) Días del Retorno (Aseret leme Teshuvá).

3. En lugar de agregar en la Amidá de Musaf "Mi Kamoja... Ab Arahman" como en el resto de estos Diez (10) Días se dice "Mi Kamoja... Ab Arahamim".

4. Se acostumbra en todas las Comunidades de Israel que en este Shabat, el Rabino de la ciudad diserta sobre los temas concernientes a la Teshuvá y sobre las Leyes referentes a Iom Kipur.

5. En todos los sábados del año se debe fijar un tiempo para Estudiar Torá y especialmente en "Shabat Shuba", que nos encontramos antes de Iom Kipur.




NOTA: Shabat Shuba fue esta sábado pasado