Torah para Vivir

Torah para Vivir

9 abr. 2014

Un trato es un trato!

Amigos!

Vemos que el Faraón repitió una y otra vez la promesa de liberar al pueblo hebreo.
Pero no cumplió.
No cumplió con su palabra.
Hoy, lamentablemente, y como lo he denunciado en otras oportunidades, la personalidad del Faraón se ha metido en el mundo de la observancia.
No es la primera vez, aunque desearía que fuera la última, que un funcionario de alguna Kehilá, atropella (moral y monetariamente hablando) a alguien que ha trabajado para dicha institución.
En general, la gente dañada suele tragarse la estafa, el dolor, las complicaciones financieras, la desilusión y otras malas consecuencias de acciones delictivas dentro de la comunidad, por infinitas razones, pero hoy, quiero traer en mi blog, la denuncia y el testimonio de Madanes School, perteneciente a Yejezkel y Ruth Madanes.
Deseando que no sólo salgamos de Mitzraim sino que saquemos al Faraón contemporáneo que vive de nuestro esfuerzo y trabajo, les propongo lean este artículo y firmen el petitorio.
Muchas Gracias
Pesaj Kasher veSameaj.
Patriicia Deborah Starkloff



ir a la

No te Rindas 

Un artículo de Yejezkel Madanes


Llega Pesaj y tras los hechos que son ya de público conocimiento, estoy reflexivo. Y confieso: también un poco nostálgico. 

Visualizo a mi abuelo, llegar al Seder con su sombrero y una enorme sonrisa al abrir la puerta cuando venía del templo. La casa iluminada. Siempre contento por cumplir con las mitzvot. Extraño esa época en la que, frente a la familia toda reunida, él hablaba de dignidad, de siempre, pero siempre decir la verdad. De traer el pan a la mesa con honestidad y no estafar, "porque Di-s, Ezequiel, Di-s siempre te está mirando".

Ahora los pesimistas, la gente que ya se rindió, te quieren convencer que "eran otras épocas". "Eh, che... vos sos muy idealista!".

Extraño la época en la que a mi abuelo se le iluminaba la cara cuando daba un Dvar Torá. Luz de entusiasmo. Conectado y viviendo lo que decía, aplicándolo en su vida. No era algo meramente intelectual. Lo bajaba al corazón y a sus actos. Con su esposa. Con sus hijos. En su comercio.

Y mi abuela, - que no estaba traumada porque luego de su apellido de soltera venía el "de"- no nos llevaba a que nos diagnostique un psicólogo cuando hacíamos travesuras (y  rompimos con mis primos más de un plato jugando al fútbol en el comedor). Tampoco lo hacía la maestra, que no tenía un Ipad, pero tenía paciencia y un gran corazón.

Hoy veo cada vez más gente apagada. En automático. Con semblante apesadumbrado, acompañada pero muy sola... Hay mucho ruido, mucho movimiento, muchos aparatitos, "mucho por hacer". Pero el semblante de la gente, cada vez más apagado.

Extraño la época en la que bastaba un apretón de manos para cerrar un trato. Y la palabra era la palabra.

Ahora no se puede, dicen. Ahora las cosas cambiaron. ¿En serio? ¿Es así? ¿Debemos rendirnos sin más? ¿Adoptar una actitud de "tango"? Cuando se deja de vivir por algo trascendente, se apaga la vida. No permitas que eso te pase. No vivas por inercia.

En este Pesaj, no dejes que el afuera te venza, te arrastre, te desanime. Recordá siempre, que no importa lo que pase afuera, dentro tuyo esta esa chispa divina, nada más ni nada menos que tu Tzelem Elokim, y desde ahí podes siempre, a cada momento, elegir como vas a vivir tu vida. Desde ahí podés enfrentar tus desafíos, tanto los grandes como los chicos. No vivas de manera mediocre. Aspirá a mas. Y no te rindas.

Es el deseo de Madanes School que además de celebrar nuestra geulá colectiva, cada uno de ustedes encuentre en este Pesaj vuestra geulá personal, que Di-s les dé fuerzas, alegrías, salud y entusiasmo, Amén!

Yejezkel Madanes