Torah para Vivir

Torah para Vivir

14 jul. 2013

Llorar por Tishá beAv




En verdad Di-s, no sé cómo llorar la falta del Beit HaMikdash...
Porque no puedo llegar a ese lugar de mi alma que recuerda exactamente lo que perdimos...
Pero puedo llorar por todo lo demás...
Acaso lo aceptarás como parte de mi duelo?
Lloro por no conocer esa parte de mí, esa parte de Divinidad que late dentro mío esperando ser liberada...
Lloro porque creí saber lo que Tu Torah tenía para decir, y ahora descubro, que no he abrazado ni sonreído lo suficiente...
Lloro porque nos has arrojado a una diáspora tan oscura que los verdaderos sabios, brillan por su ausencia...
Lloro porque los pobres que tenemos sed de Tu Verdad, muchas veces hemos recibido odres vacíos y asfixiantes...
Lloro porque el término "Familia" que ha sido un estandarte y fundamento del Pueblo Hebreo, ahora se asemeja a una maqueta muerta plena de escombros de valores ajenos...
Lloro porque los encargados de transmitir Tu Torah a nuestros hijos, rara vez están a la altura de la misión y en lugar de sincerar su ineptitud, se dedican a culpar a los alumnos cuando éstos, no logran entusiasmarse con sus lecciones soporíferas "matafedeinocentes"...
Lloro porque el mundo se cae a pedazos y nosotros, el Pueblo Elegido, no tenemos idea ni siquiera de como salvar nuestro pequeño pobre yo...
Lloro porque a pesar de las desilusiones te amo con toda mi alma y te sigo hablando porque eres mi Padre...
Lloro porque a pesar de las caídas Tu Pueblo, sigue siendo único, maravilloso y sólo necesita un tutor que lo ayude...
Lloro porque así como en mi vida privada, la angustia, la ansiedad y el dolor, preceden siempre a una respuesta Tuya portentosa y  revolucionaria... También espero Tus maravillas y Tus milagros después de tantos siglos de dispersión y destrucción...
Lloro porque me has enseñado a sonreir a través de las lágrimas...
Y porque espero a Tu Mashiaj, hoy, antes de Tishá beAv...
Y finalmente lloro, porque ruego con todas mis lágrimas porque no me desilusiones nuevamente...
Te amo
Tu hija

2 comentarios:

Yvonne Cruz-Sandoval Martell dijo...

Sra. Patriicia, sra. querida:

...¡Estoy conmocionada!, en unos cuántos días me han pasado tantas cosas "extrañas", además de las ya difíciles y cotidianas desde que enfermó mi hermana.... Ahora, además, hay cosas en mi alma que me tienen perpleja: de pronto, en estos días de agobio y tristeza, sus videos que vengo viendo desde hace tanto, me dicen "algo" diferente y grande; me pongo en contacto con usted y me responde generosa; me da noticias acerca de mi origen judío, y me informa que hay caminos para regresar a casa..... Y luego, caigo en este maravilloso escrito que parece identificar un dictado a gritos de mi alma...... No sé qué pasa, pero sé que es algo importante y que necesito en grande la ayuda de Di-s.... Ayer celebré con mi hermana el Shabat, luego de muchos años en los que no participaba en uno, desde que era niña con mis amadas mujeres (madre, abuela y bisabuela); por primera vez yo lo preparé, fue para agradecer que, en medio de tantas cosas, mi hermana sigue conmigo, relativamente bien. Pero también oramos por Usted y pedimos muchas bendiciones para su alma y para su familia...... Sólo ¡¡¡gracias!!! y mucha ubraja. Con mucho cariño: Yvonne

Yvonne Cruz-Sandoval Martell dijo...

....No me interesa realmente que se publique, sólo que sea leído por la Sra. Patriicia D. Starrkloff. Mil gracias!!!!