Torah para Vivir

Torah para Vivir

13 dic. 2011

Construyendo un hogar Judio 9 Aprendiendo a dar


BS" D
Embaucados por aquellos que afirmaron que la disciplina limita la creatividad, creimos que dando rienda suelta a todo lo que se nos ocurría nos volveríamos más grandes, productivos y exitosos, en cualquier orden de la vida que lo aplicáramos.
Lo cierto es todo lo contrario.
La genialidad sin disciplina genera dolor, soledad y locura.
(Basta mirar a los "divos" del arte, de la música, de la ciencia, de la política, que fueron destruídos por sus enormes egos huérfanos de un verdadero hogar que los incube, los ubique y los direccione como lo hace un amoroso tutor)
Por otra parte, la disciplina arbitraria del hombre, genera clones y voces apagadas de canarios disfónicos por el aburrimiento...
Di-s nos dió talentos, herramientas, para transformarnos y transformar el mundo.
El Eterno quiere que aprendamos a dar.
Y como vemos en nuestro mundo cotidiano que todo "producto" confiable, viene con su manual respectivo; nosotros, el "producto confiable" de Di-s, también venimos con un manual. Di-s nos regaló una guía perfecta para llevar a la plenitud todas nuestras capacidades.
Nuestra tarea es trabajar, sobre nuestro tesoro "en bruto", con disciplina Divina, hasta que finalmente, salga a la luz su verdadera Belleza Original.
La guía, la Torah es estricta y liberadora, algo que para el ignorante de la palabra del Todopoderoso, puede resultar irreconciliable.
La Torah nos enseña a encuadrar nuestros talentos singulares para des-cubrir la porción de Mundo que nos corresponde lustrar, y no sólo Di-s mismo nos garantiza el éxito, también nos enseña a disfrutar del paseo...